Posts Tagged 'RAE'

Sobre la polémica en torno al verbo #iros… #español #idioma

Habíamos escrito una entrada sobre el imperativo de marras. Con motivo de la polémica, muestra del interés por el buen uso del idioma, Grijelmo apunta una reflexión esclarecedora:

Puristas y todovalistas de la lengua han encontrado un nuevo frente: la palabra “iros”. Arturo Pérez-Reverteadelantó este domingo en Twitter, respondiendo a una consulta, que la Real Academia de la que forma parte ya ha aceptado como bueno ese imperativo (si bien no se ha completado aún el proceso en las Academias de América). Hasta ahora se consideraba correcta solamente la formación creada con el imperativo del verbo ir y el enclítico os: “idos”. Tras conocerse la nueva validez de esta conversión rótica de la “d” (es decir, su transformación en erre), la polémica se desató en las Redes.(…)

Anuncios

El maldito “infinitivo audiovisual” Vía @Fundeu

La Fundéu nos recuerda el uso incorrecto del llamado infinitivo audiovisual

Por último, quiero señalar… por último, es necesario señalar… son algunas de las expresiones apropiadas en español en lugar de por último, señalar, forma inadecuada sin un verbo principal antes del infinitivo, tal como indica la Nueva gramática de la lengua española.

Sin embargo, en los medios de comunicación, especialmente en el lenguaje oral, es muy frecuente el uso de frases como «Por último, señalar que hoy el Tesoro español acude nuevamente al mercado», «Por mi parte, simplemente decir que he pensado muy a menudo en El árbol de la vida» o «Felicitar a la selección de Estados Unidos por la reciente consecución de la Copa de Oro».

Por lo común, los infinitivos en español son parte de una perífrasis verbal (tiene que asumir…) o constituyen el verbo de una oración subordinada (me gustaría añadir…). En concreto, la Academia desaconseja este uso independiente del infinitivo «en los contextos en los que se introduce alguna información dirigida a alguien, como en por último, decir que…, en lugar de por último, quisiera decir que…».

Así pues, en los ejemplos anteriores lo apropiado habría sido escribir «Por último, cabe señalar que hoy el Tesoro español acude nuevamente al mercado», «Por mi parte, simplemente quiero decir que he pensado muy a menudo en El árbol de la vida» y «Me gustaría felicitar a la selección de Estados Unidos por la reciente consecución de la Copa de Oro».

“No me rayes” o “no me ralles”… #español

Gracias a una pregunta de la profesora Cristina Carretero vino a nuestra memoria la respuesta de la RAE sobre qué forma verbal es la correcta para expresar ‘marear a alguien o marear por alguna cuestión’.

Por si interesa al lector, aquí puede leer la respuesta:

“El uso propio del habla coloquial e informal de hoy con el sentido de ‘marear o volver loco [a alguien]’, a menudo por la insistencia en alguna cuestión’ o ‘volverse loco u obsesionarse con algún asunto’, que se da principalmente en España y el Cono Sur, es el del verbo rayar(se), transitivo o pronominal. Así lo atestiguan hoy los textos:

«Willy se rayó… tuvo una crisis sicótica… se escapó en pijama del hospital» (Luisa Futoransky De Pe a Pa [Arg. 1986]).

«MARY- (A Rosa.) ¿Vos le entendés algo, mamá? (Rosa, emocionada, la mira y le hace un gesto ambiguo. El Tío sigue hablando.) ¿Qué dice?

ROSA- Que cuando haga otro viaje desde aquí, de Míkonos a Italia, me va a llevar de vuelta a mi casa.

MARY- ¡Qué divino! ¡Se rayó!» (Eduardo Rovner Y el mundo vendrá [Arg. 1988]).

«”Me estoy rayando”, comenta el batería, que lee en voz alta una entrevista a Jaime que aparece en una publicación. “¿Esta frase no era mía?”, dice. “Sí, pero ha quedado genial, ¿eh?”, responde el cantante» (El País, El País de las Tentaciones [Esp.] 14.2.2003).

«Me estás rayando cantidad» (A. Ovejero Nunca pasa nada [Esp. 2007]).

«¿Podemos volver atrás? Pues no me rayes. Y vamos adelante» (Casademont y Galtés El timo de la superwoman[Esp. 2010]).

Este significado del verbo rayar constituye la quinta acepción dentro de la entrada que le corresponde a esta palabra en la última edición del Diccionario de la lengua española de la RAE y la ASALE: «5. coloq. Trastornar o volver loco. U. t. c. prnl».

El verbo rallar significa en español actual ‘desmenuzar algo restregándolo con el rallador’ casi exclusivamente. La acepción de rallar ‘molestar, fastidiar’ figura en el diccionario académico desde su primera edición (1734) y responde a un uso antiguo.

Departamento de «Español al día»
Real Academia Española

¿Qué es un “meme” (no un “memo”)?

Un meme no es un memo. Un memo significa:

1. adj. Tonto, simple, mentecato. U. t. c. s.

En cambio, un meme corresponde a:

Es una idea, un concepto, una conducta que se transmite de una persona a otra y, como un gen en un árbol genealógico, se duplica con un nuevo significado en cada encarnación.

El término se lo inventó el biólogo Richard Dawkins en 1976, en su libro El gen egoísta, para definir esas frases, conductas o melodías populares que existían en cada cultura que se propagan a través de la imitación. No hay ninguna versión de referencia. Su repetición es lo que le da sentido.

La Fundéu corrobora el significado del neologismo:

Este término, creado por Richard Dawkins en su libro El gen egoísta, aparece definido en el diccionario Webster como ‘idea, comportamiento, moda o uso que se extiende de persona a persona dentro de una cultura’.

Por otra parte, meme se emplea cada vez más para referirse a cualquier imagen o texto, a menudo de contenido humorístico, que se comparte viralmente en las redes sociales durante un periodo breve.

Aunque aún no aparece recogido en los principales diccionarios de español, su grafía es respetuosa con las normas ortográficas del español y puede considerarse un término correcto, válido para ambas acepciones, y escribirse sin ningún resalte tipográfico.

Así, en «Obama y su habilidad con el fusil se convierten en meme» el neologismo está bien empleado y escrito, mientras que en «Campaña contra la revocatoria en Lima genera divertidos “memes” deportivos» o «Crean memes por el gol en propia meta de Cristiano Ronaldo», lo apropiado habría sido prescindir de las comillas y la cursiva.

Es una palabra masculina y su plural es regular: los memes.

 

¿Por qué se usa todavía “anduve” y no la forma “andé”? @RAEinforma

Es una cuestión que me rondaba hace meses. Tuve la oportunidad de preguntar a la Real Academia de la Lengua. Os dejo con la atinada respuesta:

El pretérito perfecto simple del verbo andar, como el de estar o tener, sigue en su formación el modelo de haber, cuya primera persona en el castellano medieval es ove (lat. HABUI > /aubi/ > ove med.`] > hube [esp. moderno]). Así, por analogía con el paradigma de haber, se crearon las formas no etimológicas estove, tove y andove. Junto a andove(que daría posteriormente anduve), en la Edad Media se registran formas como andude, analógica con pude, o como andide, además del perfecto regular, propio de los verbos en -ar, andé. Aunque muchos verbos sustituyeron sus conjugaciones medievales irregulares por conjugaciones regulares, algunos de los verbos más usados, entre ellos tener, estarandar conservaron el modelo de haber y sus formas irregulares tuve, estuve y anduve respectivamente.

Por lo que respecta a la situación normativa en la actualidad, lo cierto es que la tendencia a la regularización de este verbo parece haber ganado terreno en la lengua poco formal de determinadas zonas hispanohablantes, lo que ha hecho que algunos de estos hablantes sugirieran una revisión de la norma tradicional. Sin embargo, cabe señalar que la norma que difunde la Real Academia es la que emana del uso culto general. Tal y como usted mismo puede comprobar, en nuestro corpus actual (accesible en nuestra página electrónica: www.rae.es > Real Academia Española > Banco de datos > CREA) las formas regularizantes se documentan en una proporción muy inferior a las irregulares, motivo por el que estas últimas se consideran las únicas normativamente recomendables en la lengua esmerada. Por ejemplo, para la tercera persona del singular del pretérito perfecto simple se documenta anduvo en un 99% de los casos, frente a un 1% de Äandó; la forma Äandé, por su parte, no se documenta en absoluto. Para el resto de las formas regulares, la documentación en ningún caso supera el 10%.

Una palabra castellana: deleznable…

Hace ya unas semanas, la Fundéu señalaba que no era rechazable un nuevo significado de una palabra preciosa: deleznable.

En el Diccionario de la Real Academia constan estas acepciones:

1. adj. Despreciable, de poco valor.
2. adj. Poco durable, inconsistente, de poca resistencia.
3. adj. Que se rompe, disgrega o deshace fácilmente.
4. adj. Que se desliza y resbala con mucha facilidad.

La Fundéu apunta:

Según el Diccionario académico, esta voz significa sobre todo ‘de poca importancia’, ‘que se disgrega’ o ‘escurridizo’, razón por la cual este nuevo sentido ha sido censurado a menudo; sin embargo, lo recogen diversos diccionarios descriptivos, como el Clave, que señala que se puede aplicar a personas o acciones ‘que son reprobables, despreciables o viles’.

Dado su amplio uso, la propia Academia en su Diccionario del estudiante ya valida este significado y ofrece los siguientes ejemplos: «El terrorismo le parece deleznable» y «Deleznable comportamiento».

Vistas estas definiciones, no son rechazables frases como las siguientes: «Actitudes deleznables como el racismo han enturbiado el expediente», «El personaje es un hombre deleznable y capaz de todo» o «Ha cometido un acto deleznable políticamente como es intentar comprar a un concejal».

Pobres preposiciones (desde)

Las categorías gramaticales que más palos reciben son las preposiciones, en mi opinión. Al ser pequeñas…

Una de ellas, la preposición desde.

La Fundéu nos recuerda un uso correcto.

En ocasiones, se hace un uso abusivo de la preposición desde para indicar mera ubicación, y no origen, y se relega en, que es la más adecuada para estos casos.

En los medios de comunicación es habitual encontrar frases como «Más de 400 jóvenes europeos analizan desde Berlín las consecuencias de…», «Desde el Gobierno se insiste en que no hay argumentos para…» o «Desde Zarzuela aseguran que no prescindirán de…».

Según el Diccionario académico, desde indica origen (‘denota el punto, en tiempo o lugar, de que procede, se origina o ha de empezar a contarse una cosa, un hecho o una distancia’), motivo por el cual su uso para indicar ubicación no puede considerarse, en términos generales, incorrecto.

Sin embargo, en este tipo de oraciones siempre es posible recurrir a en y, en algunos casos, sencillamente suprimir la preposición desde, evitando con ello el posible abuso de unas colocaciones que se han hecho muy frecuentes en el lenguaje informativo de la prensa.

Así, en los ejemplos anteriores, podría haberse dicho que «400 jóvenes europeos analizan en Berlín» y que «El Gobierno insiste en…» y «La Zarzuela asegura que…».


visits

  • 301,834 hits

categorías

Twitter profile