Posts Tagged 'literatura'

100 novelas del siglo XX, seleccionadas por P. de Miguel (NT, 1993).

Adjunto el listado, brevemente comentado, de 100 novelas que elaboró Pedro de Miguel (DEP) para un número de la revista Nuestro Tiempo en 1993.

CIEN NOVELAS DEL SIGLO XX PARA SU BIBLIOTECA
Pedro de Miguel (1956-2007) Nuestro Tiempo, noviembre 1993, pp. 76-82)


«Muchos han sido los intentos de crear la biblioteca ideal, aquella que reúna en sus estantes lo más valioso de la creación literaria de todos los siglos. Desde Borges a Bernard Pivot, las diversas propuestas han venido siempre marcadas, de manera inevitable, por los gustos personales de los seleccionadores. Siguiendo esta pedante tradición, se sugieren aquí cien títulos de otros tantos autores de este siglo que termina.
Se ha procurado eliminar la dificultad que entrañan algunas novelas importantes, optando casi siempre por obras accesibles a un lector culto medio, no por mediocre, sino por no ser especialista en literatura. Se dejan para mejor ocasión las respectivas selecciones de libros de narrativa breve, poesía y ensayo. Para mayor comodidad del lector se señalan las editoriales en las que puede encontrarse cada novela […].
La selección resulta especialmente difícil, ya que se trata de elegir entre toda la literatura publicada, que es toda. Se señalan algunas de las novelas emblemáticas del siglo y otras más recientes, que quizá lleguen a ser también punto de referencia en el futuro».

Literatura española
ALDECOA, Ignacio: El fulgor y la sangre (Planeta). El mejor “realismo social” de mitad de siglo. Para sufridores.
ATXAGA, Bernardo: Obabakoak (Ediciones B). Un paisaje imaginario en el que a uno le gustaría vivir. Para inteligentes.
BAROJA, Pío: Las inquietudes de Shanti Andía (EspasaCalpe). La cara amable y aventurera del escritor vasco. Para descomplicados.
BENET, Juan: Herrumbrosas lanzas (Alfaguara). Una personalísima visión de la guerra civil española. Para barrocos.
CELA, Camilo José: La familia de Pascual Duarte (Destino). Tremendismo tremendo. Para curtidos.
CUNQUEIRO, Álvaro: Las mocedades de Ulises (Destino). Literatura fantástica tamizada por lo gallego. Para imaginativos.
CHACEL, Rosa: La sinrazón (Grupo Libro). Una densa aventura espiritual. Para los más profundos.
DELIBES, Miguel: Las ratas (Destino). La autenticidad del lenguaje al servicio de una dura historia. Para sensibles.
JIMÉNEZ LOZANO, José: El mudejarillo (Anthropos). Magistral perfil de San Juan de la Cruz y su mundo. Para anticonsumistas.
LAFORET, Carmen: Nada (Destino). El desencanto ante la mediocridad. Para espíritus jóvenes.
LANDERO, Luis: Juegos de la edad tardía (Tusquets). Un engaño que se embrolla hasta el sorprendente final. Para tramposos.
MARSÉ, Juan: El embrujo de Shanghai (Plaza & Janés). La mirada de un niño sobre la enfermedad, los viejos maquis y la vida que se abre. Para desengañados.
MENDOZA, Eduardo: La verdad sobre el caso Savolta (Seix Barral). Emblemática novela de los últimos veinte años. Para intrigantes.
MERINO, José María: La orilla oscura (Alfaguara). Las fronteras entre sueño y vigilia, disueltas de una vez por todas. Para soñadores.
PEREZ DE AYALA, Ramón: Tigre Juan (Espasa-Calpe). Novela
intelectual de la mejor calidad. Para introspectivos.

POMBO, Alvaro: Aparición del eterno femenino (Anagrama). La simpática verborrea de un niño casi adolescente. Para habladores.
RODOREDA, Mercé: La plaza del diamante (Edhasa). Inolvidable lucha por la vida. Para ilusionados.
SANCHEZ FERLOSIO, Rafael: Alfanhui (Destino). Lo mejor de la literatura española del siglo: un auténtico milagro. Para todos.
SANCHEZ MAZAS, Rafael: La vida nueva de Pedrito Andía (Planeta). Un amor juvenil, tierno y hondo. Para románticos.
SENDER, Ramón J.: La aventura equinoccial de Lope de Aguirre (Magisterio). La crudeza de vida de un aventurero en estado puro. Para descontentos.
VILLALONGA, Lorenzo: Bearn (Alianza). Perfecta novela decadente. Para nostálgicos.


Literatura francesa
La selección es breve, pero intensa. La ausencia de títulos recientes se debe, en parte, a la escasa atención de nuestros editores hacia los jóvenes novelistas del país vecino.


ALAIN-FOURNIER, Henri: El gran Meaulnes (Ediciones B). Encanto a raudales. Para ingenuos.
DURAS, Margerite: El square (Seix Barral). Maravilla de diálogos. Para paseantes.
GREEN, Julien: Si yo fuera usted (Destino). El eterno deseo de meterse en alma ajena. Para visionarios.
PEREC, George: La vida instrucciones de uso (Anagrama). El bullir interior de un edificio. Para locos por los puzles.
PROUST, Marcel: Jean Santeuil (Alianza). Aperitivo de la posterior obra proustiana. Para lánguidos.
YOURCENAR, Marguerite: Memorias de Adriano (Edhasa). Elegante recreación del esplendor romano. Para clasicones.


Literatura alemana
Predomina en nuestra selección la tendencia hacia la parábola moral, encerrada a menudo en un simbolismo oscuro, pero eficaz.


AUGUSTIN, Ernest: El sueño americano (Seix Barral). Todo lo que cabe segundos antes de morir. Para vertiginosos.

BÖLL, Heinrich: Casa sin amo (Seix Barral). Las huellas de una guerra mundial. Para revisionistas.
HANDKE, Peter: La ausencia (Alianza). Simbólico viaje de extraños compañeros. Para perplejos.
HESSE, Hermann: El juego de los abalorios (Alianza). Densidad sabia. Para pacientes.
HURLIMANN, Thomas: El cenador (Versal). Gatos y tumbas. Para tiernos contenidos.
JUNGER, Ernest: Sobre los acantilados de mármol (Destino). Parábola mundial. Para escudriñadores.
LE FORT, Gertrud von: La corona de los ángeles (Destino). Conflicto entre amor y fe. Para dubitativos.
LENZ, Sigfried: Lección de alemán (Debate). Indescriptible obra de arte. Para minuciosos.
LERNET-HOLENIA, Alexander: El barón Bagge (Siruela). Misterioso viaje. Para noctámbulos.
MANN, Thomas: Los Buddenbrook (Plaza & Janés). Saga alemana. Para desocupados.


Literatura italiana
Novela clásica, neorrealista, fantástica…, bajo el signo común de la extraordinaria habilidad italiana para narrar sin despeinarse.


BASSANI, Giorgio: El jardín de los Finzi-Contini (EspasaCalpe). Novelón donde los haya. Para elegantes.
BUZZATI, Dino: El desierto de los tártaros (Debate, Alianza). Enigmática espera. Para kafkianos.
CALVINO, Italo: El vizconde demediado (Siruela). Las ventajas de vivir partido por la mitad. Para fantasiosos.
PIRANDELLO, Luigi: El difunto Matías Pascal (Alianza). La novela de un dramaturgo. Para resucitados.
PRATOLINI, Vasco: Crónica familiar (Debate). Diálogo con el hermano muerto. Para líricos.
SCIASCIA, Leonardo: El día de la lechuza (Alianza). La garra de la mafia. Para justicieros.
TABUCCHI, Antonio: La línea del horizonte (Anagrama). Levedad narrativa. Para posmodernos.

TOMASI DI LAMPEDUSA, Giusepe: El gatopardo (Edhasa). Nobleza obliga. Para aristócratas convencidos.
VITTORINI, Elio. El Simplón guiña un ojo al Frejus (Debate). Desgarrado neorrealismo. Para reivindicativos.


Literatura estadounidense
Los contrastes, la inseguridad, el cosmopolitismo de un país recién nacido hacen brotar la que resulta ser, probablemente, la mejor literatura del siglo. La lista es necesariamente extensa.

BELLOW, Saul: Carpe Diem (Seix-Barral). La vaciedad de la vida moderna. Para gafes.
BRADBURY, Ray: Fahrenheit 451 (Edhasa, Plaza & Janés). Un mundo sin libros. Para revolucionarios.
CAPOTE, Truman: El arpa de la hierba (Anagrama). La decisión de irse a vivir a la copa de un árbol. Para ecologistas de los buenos.
CHANDLER, Raymond: El sueño eterno (Plaza & Janés). Novela negra negrísima. Para los que se hacen los duros.
DOS PASSOS, John: El paralelo 42 (Plaza & Janés). Crónica norteamericana. Para preocupados por el anonimato.
FAULKNER, William: Sartoris (Seix Barral). La decadencia del Sur algodonero. Para selectos.
FITZGERALD, Francis Scott: El gran Gatsby (Alfaguara, Plaza & Janés). La miseria del sueño americano. Para marchosos.
HAMMET, Dashiell: Cosecha roja (Alianza). Más muertos que páginas. Para pistoleros.
HEMINGWAY, Ernest: El viejo y el mar (Planeta). Oceánica fábula. Para relectores.
JAMES, Henry: Otra vuelta de tuerca (Siruela). La mejor última página de la historia de la literatura. Para
escatológicos.
MACCULLERS, Carson: Frankie y la boda (Seix Barral). Encantadora historia. Para los de lágrima fácil.
O’CONNOR, Flannery: Los profetas (Lumen). Impresionante cosmovisión. Para metafísicos.
SALINGER, J. D.: El guardián entre el centeno (Alianza). Adolescentes que escapan. Para graciosos.

SAROYAN, William: La comedia humana (Plaza & Janés). Kilos de ternura. Para bondadosos.
STEINBECK, John: Las uvas de la ira (Cátedra). La dura América. Para críticos.
WELTY, Eudora: Boda en el delta (Planeta). Indagación familiar. Para domésticos.
WHARTON, Edith: La edad de la inocencia (Tusquets). El drama del amor imposible. Para captadores de matices.
WILDER, Thornton: Los idus de marzo (Alianza). Toda la fuerza del mundo romano clásico. Para humanistas.
WOLFE, Tom: La hoguera de las vanidades (Anagrama). América contemporánea. Para los que están al loro.
WOLFE, Thomas: Del tiempo y del río (Montesinos). Interminables digresiones. Para amantes del pedal.


Literatura hispanoamericana
Muchos autores importantes quedan fuera de esta selección, en especial los geniales cuentistas de este siglo. Pero quizá basten los nombres que siguen, como punto de partida para acceder al resto.

BIOY CASARES, Adolfo: El sueño de los héroes (Alianza). Lo más parecido a Borges en novela. Para rompedores.
BRYCE ECHENIQUE, Alfredo: Un mundo para Julius (Plaza & Janés). Microcosmos de la sociedad peruana. Para relajados.
GALLEGOS, Rómulo: Doña Bárbara (Espasa-Calpe). El conflicto entre civilización y barbarie. Para esperanzados.
GARCÍA MÁRQUEZ, Gabriel: El coronel no tiene quien le escriba (Anagrama). Esta carta que nunca llega. Para experimentados.
GÜIRALDES, Ricardo: Don Segundo Sombra (Alianza). La nostalgia de la Pampa. Para amantes de espacios abiertos.
RIVERA, José Eustasio: La Vorágine (Cátedra). La Selva devoradora. Para desarraigados.


Literatura austriaca
Dos autores fundamentales en la literatura contemporánea sirven para representar a este país centroeuropeo, testigo crucial de las últimas paces y guerras.

BROCH, Hermann: La muerte de Virgilio (Alianza). La lenta agonía del poeta. Para farragosos selectos.
ROTH, Joseph: La marcha de Radetzky (Edhasa). La caída de un Imperio. Para trágicos.


Literatura rusa
Mientras esperamos qué puede dar de sí la reciente traducción de autores desconocidos de Occidente, proponemos tres autores seguros, densos, dignos herederos de la gran literatura rusa del siglo pasado.

BULGAKOV, Mikhail: La guardia blanca (Destino). Crítica visión de la revolución rusa. Para coleccionistas de guerras.
PASTERNAK, Boris: Doctor Zhivago (Anagrama). Sopa de amor y comunismo. Para dramáticos.
SOLZHENICIN, Alexander: Pabellón de cáncer (Tusquets). Todo el horror del estalinismo. Para progres ciegos.


Literatura británica
Comparte con la literatura estadounidense el primer lugar en cuanto a densidad de autores fundamentales. Se dan algunas pistas de autores recientes, quizá los más interesantes de los últimos años, al menos para los editores españoles.

CONRAD, Joseph: El corazón de las tinieblas (Alianza). Un viaje hacia el espanto. Para desgarrados.
CRONIN, Archibald Joseph: La ciudadela (Plaza & Janés). Corrupción contra integridad. Para médicos.
CHESTERTON, G.K.: El hombre que fue Jueves (Alianza, Planeta). La lucha contra un enigmático Maligno. Para simbólicos.
GOLDING, William: El señor de las moscas (Alianza). La crueldad infantil encerrada en una isla. Para antropólogos preocupados.
GREENE, Graham: El revés de la trama (Espasa-Calpe). El brillo de la caridad entre tinieblas. Para desesperados.
HUXLEY, Aldous: Un mundo feliz (Plaza & Janés). El futuro programado. Para utópicos.
ISHIGURO, Kazuo: Los restos del día (Anagrama). El corazoncito del mayordomo. Para anglófilos.

KIPLING, Rudyard: Kim (Alianza). Sustituye la lectura del larguísimo Libro de las tierras vírgenes. Para exóticos.
Mc EWAN, Ian: Niños en el tiempo (Anagrama). Magnífica reflexión sobre el nacimiento. Para la nueva sensibilidad.
ORWELL, George: Rebelión en la granja (Destino). Animalitos jugando al simbolismo. Para demócratas convencidos.
RHYS, Jean: Ancho mar de los Sargazos (Anagrama). El brillo de la miseria. Para compasivos.
SACKEVILLE-WEST, Vita: Toda pasión apagada (Alfaguara). La viudez como nueva juventud. Para feministas.
WAUGH, Evelyn: Retorno a Brideshead (Tusquets). No puede no gustar. Para esteticistas en especial.
WOOLF, Virginia: Mrs. Dalloway (Cátedra). Una londinense trajinando. Para pensativos.


Literatura checa
Dos pilares ya míticos de la literatura contemporánea. Leídos a estas alturas quizá se capte mejor el impacto que produjeron y producen.

KAFKA, Franz: América (Alianza). No tan absurdo todo. Para expresionistas.
RILKE, Rainer María: Los cuadernos de Malte Laurids Briggs (Alianza). Enseña a sentir. Para tímidos.

Otras literaturas
Dos daneses, un suizo, dos rumanos, un albanés, un estonio y un chino cierran nuestra selección, representando a literaturas casi desconocidas para nosotros.

BLIXEN-DINESEN, Karen: Lejos de África (Alfaguara). Kenia y su magnetismo. Para admiradores de safaris.
DURRENMATT, Friedrich: La promesa (Caralt). Irreprochable búsqueda de la justicia. Para éticos.
GHEORGHIU, Constantin Virgil: La hora veinticinco (Caralt). La prueba de que en la guerra no hay buenos. Para pacifistas.
HORIA, Vintila: Dios ha nacido en el exilio (Espasa-Calpe). Lo griego escudriñado. Para apátridas.
KADARE, Ismail: El viaje nupcial (Ediciones B). La resurrección es posible. Para tozudos.KROSS, Jaan: El loco del zar (Anagrama). El empeño por decir la verdad. Para irreductibles.
STANGERUP, Erik: El hombre que quería ser culpable (Tusquets). La necesidad de la expiación. Para íntegros.
YAN, Mo: Sorgo rojo (Muchnik). Tormentos chinos. Para no impresionables.

Lectura indiscriminada o ¿volver a la censura?

Os dejo con un sugerente artículo que estamos leyendo con mis alumnos.

Otro empujón a las Humanidades

http://humanitats.espais.iec.cat/

Cómo ganar un premio literario

Os dejo los consejos que un jurista ofrece en su blog, para ganar un premio literario.

Matute

Para conocer un poco más a Ana María Matute. Aquí.

Cyrano

Releyendo la magnífica obra Cyrano de Bergerac he encontrado este fragmento…

[Cyrano rechaza ser un adulador servil (¡no, gracias!)]

«…………….¿Y qué tengo que hacer?

¿Buscarme un valedor poderoso, un buen amo,

y al igual que la hiedra, que se enrosca en un ramo

buscando en casa ajena protección y refuerzo,

trepar con artimañas, en vez de con esfuerzo?

No, gracias. ¿Ser esclavo, como tantos lo son,

de algún hombre importante? ¿Servirle de bufón

con la vil pretensión de que algún verso mío

Dibuje una sonrisa en su rostro sombrío?

No, gracias. ¿O tragarme cada mañana un sapo,

Llevar el pecho hundido, la ropa hecho un harapo

De tanto arrodillarme con aire servicial?

¿Sobrevivir a expensas de mi espina dorsal?

No, gracias. ¿Ser como esos que veis a Dios rogando

—oh, hipócritas malditos— y con el mazo dando?

¿Y que, con la esperanza de alguna sinecura,

atufan con incienso a quien se las procura?

No, gracias. ¿Arrastrarme de salón en salón

hasta verme perdido en mi propia ambición?

¿O navegar con remos hechos de madrigales

y, por viento, el suspiro de doncellas banales?

No, gracias. ¿Publicar poniendo yo el dinero

de mi propio bolsillo? Muchas gracias, no quiero.

¿Hacerme nombrar papa en esas chirigotas

que en los cafés celebran, reunidos, los idiotas?

No, gracias. ¿Desvivirme para forjarme un nombre

que tenga de endiosado lo que no tiene de hombre?

No, gracias. ¿Afiliarme a un club de marionetas?

¿Querer a toda costa salir en las gacetas?

¿Y decirme a mí mismo: no hay nada que me importe

con tal de que mi ingenio se cotice en la Corte?

No, gracias. ¿Ser miedoso? ¿Calculador? ¿Cobarde?

¿Tener con mil visitas ocupada la tarde?

¿Utilizar mi pluma para escribir falacias?

No, gracias, compañero. La respuesta es: no, gracias.

Cantar, soñar en cambio. Estar solo, ser libre.

Que mis ojos destellen y mi garganta vibre.

Ponerme, si me place, el sombrero al revés,

batirme por capricho o hacer un entremés.

Trabajar sin afán de gloria o de fortuna.

Imaginar que marcho a conquistar la Luna.

No escribir nunca nada que no rime conmigo

y decirme, modesto: ah, mi pequeño amigo,

que te basten las flores, las frutas y las hojas

siempre que en su jardín sea donde las recojas.

Y si por suerte un día logras la gloria así,

no habrás de darle al César lo que él no te dio a ti.

Que a tu mérito debas tu ventura, no a medra,

y, en resumen, que haciendo lo que no hace la hiedra,

aun cuando le faltare la robustez del roble,

lo que pierdas de grande, no te falte de noble».

Como es sabido, es una obra teatral escrita en verso con pasajes románticos, picarescos y divertidos, que se ambienta en la Francia de Richelieu. Su protagonista es Cyrano, uno de los mejores espadachines de París, uno de los mejores poetas de Francia, un tipo muy feo debido a su larga nariz, y uno de los seres más susceptibles e irritables del mundo. Para su tormento, está enamorado de prima Roxana pero ella lo está de un subordinado de Cyrano.(Del blog: bienvenidosalafiesta)

(Edmond de Rostand. Cyrano de Bergerac (1897). Madrid: Espasa, 2000; 200 pp.; col. Austral; prólogo de Jaime Campmany, trad. de Jaime y Laura Campmany; ISBN: 84-239-9875-4.)

Una novela

Me ha gustado esta novela y a mis alumnos también…

Breve recensión de un buen amigo:

D’AVENIA, Blanco como la nieve, rojo como la sangre. Grijalbo, 2010.

Novela juvenil de corte romántico, en la que el protagonista -Leo, de dieciséis años- narra su vida a lo largo de un curso escolar. La trama gira alrededor de su relación con Beatriz, su amor imposible… porque nunca se atreve a declararlo. Por suerte, Leo no está sólo en sus dudas, inquietudes e inseguridades. Su mejor amiga está siempre dispuesta a escucharle o a ayudarle con sus estudios; su mejor amigo, a recomendarle la combinación perfecta de ropa… Sin embargo, el año deparará sorpresas desagradables, y puede ser demasiado tarde para que Leo descubra qué es el amor. En el camino, Leo se dará cuenta de que los adultos -su padre, un profesor recién llegado al instituto…- pueden ser también una fuente de fuerza.

Está correctamente escrito, la recreación de la psicología y el lenguaje juvenil es excelente, la trama depara  algunas sorpresas, los personajes secundarios están muy logrados.

En definitiva, una visión bastante realista del mundo y las inquietudes juveniles, que tal vez resulte excesivamente dulzona… sobre todo para quienes piensan que un libro sobre adolescentes debe presentarlos -tal vez para cerrar la puerta a ideales altos- degradados y obsesionados con la movida, el sexo y las drogas, y no con los amigos, la play station, y los enamoramientos platónicos.


visits

  • 971.027 hits

categorías

Twitter profile