Posts Tagged 'La Vanguardia'

Origen de la #metáfora «línea roja» o «líneas rojas»

«Saber colocar las líneas rojas en su lugar es lo que da fortaleza y legitimidad al Estado de derecho» (Editorial de La Vanguardia).

Al leer ese fragmento de un editorial de La Vanguardia, nos preguntamos por el origen de la metáfora «líneas rojas». Como casi todas las metáforas que circulan hoy en día -según el experto lingüista Manuel Casado-, han sido creadas y difundidas en inglés. Así es.

En lengua inglesa  ‘redline’ alude a un «límite recomendado de seguridad» que no se puede atravesar (Disponible en http://www.merriam-webster.com/dictionary/redline [1 mayo 2015]).

El origen puede encontrarse, según Ben Zimmer, en la expresión ‘kav adom’ (red line). Ben Zimmer «points out the ‘kav adom’ (red line) at the Sea of Galilee represents the level below which its vital freshwater supply runs dangerously low». (Disponible en http://www.wsj.com/articles/SB10001424127887323993804578612210634238812 [1 mayo 2015]).

De todas formas, Ben Zimmer también indica que:

In English usage, the history of the expression can be traced back to the courageous stand by a red-coated Scottish regiment at the Battle of Balaclava in the Crimean War, immortalized by Rudyard Kipling as «the thin red line of ‘eroes.» James Jones used «The Thin Red Line» as the title of his 1962 novel about a World War II battle in which American troops similarly held the line.

For car-racing enthusiasts, the «red line» on a tachometer, a gauge measuring revolutions per minute, indicates an engine’s maximum safe limit. The 1965 movie «Red Line 7000,» starring a young James Caan as a stock-car racer, alludes to the 7,000-rpm limit of many automobile engines. The «maximum engine speed» meaning of «red line» was noted as early as 1956 in «The United States Air Force Dictionary,» and its use among pilots and drivers alike probably did much to help extend it into the more figurative meaning of a limit past which safety can no longer be guaranteed.

Anuncio publicitario

Algunas sugerencias para que el sistema educativo permita que los alumnos sepan hablar mejor…

140306_hablarcomodioses

Retrato caricaturesco

Me ha gustado el retrato caricaturesco de S. Pàmies en La Vanguardia de ayer:
Seamos positivos
01/02/2013
página 34

Sergi Pàmies

Un hombre ocupado te invita a almorzar. Llega con mucho retraso, pero en lugar de disculparse, te cuenta, con pelos y señales, por qué los hombres ocupados nunca llegan a la hora. Sin dejar de atender la pantalla de su lapollaphone, insinúa que, para los que esperáis a hombres ocupados como él, no deja de ser un privilegio tenerlos como amigos, conocidos o saludados. Trata a los camareros con un cordial desprecio, elige qué vais a comer (el exasperante y maléfico surtido de platos japoneses) y suelta un monólogo sobre la única cuestión que le interesa: él. Durante el almuerzo, no deja de atender llamadas de otros hombres ocupados.

El hombre ocupado no produce nada en el sentido más tangible del verbo producir. Desde la sociedad civil, afirma, trabaja para el país las veinticuatro horas del día. Coordina, conspira, compra, vende, organiza, encauza, preside y, sobre todo, intimida. Destila una hiperactividad que no coincide con lo que era cuando lo conociste: un profesional eficaz, discreto y trabajador. Con los años, se le notan la manicura, los tratamientos de láser para borrar inoportunas manchas de envejecimiento, la caspa disfrazada de descamación y una halitosis con fragancias de consejo de administración y notas de cloaca.

No te ha invitado para charlar con un viejo conocido sino porque, siguiendo la ruleta de su exuberante agenda, le proporciones la oportunidad de tener un interlocutor pasivo que actúe como espejo. Así no tendrá que enfrentarse a dos horas de soledad que romperían su inercia y no le permitirían exhibir una vanidad teratológica. Mientras, sin dejar de comer y de beber, responde a la enésima llamada que no puede esperar, te cuenta mímicamente con qué político, directivo de fútbol, magistrado, empresario, periodista, palanganero o experto en fundaciones está hablando. En otro momento, y contraviniendo las mínimas normas de discreción, te obliga a leer los mensajes que explican parte de esta realidad a la que los que no sois hombres ocupados no podéis acceder. Al pedir la cuenta, interpreta la danza del macho que abre su cartera, deja caer cuatro tarjetas de crédito y la foto de sus hijos y te pregunta cómo está tu madre («muerta», cometes el error de recordarle, olvidando que tu respuesta se la pela). Al despediros -en la calle, mientras él, nervioso, busca a su chófer con la mirada-, te pone una mano en el hombro y te dice que, a veces, lee esos artículos que escribes en el periódico. Y, en un tono que, pese a ser aparentemente amable, tú relacionas con dos piernas enyesadas y la cabeza guillotinada de un caballo, te sugiere que, por el bien de nuestra querida Catalunya, seas más positivo.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20130201/54364973801/seamos-positivos-sergi-pamies.html#ixzz2JjbVya9J

Faltas de ortografía en los currículum

Sin comentarios.. (Soluciones: lectura diaria y prestar atención)…

El 40% de los currículum están escritos con faltas de ortografía

El 40% de los currículum vitae están escritos con faltas de ortografía y errores de expresión, lo que molesta a los encargados de la selección de personal y acaba influyendo negativamente en su decisión sobre una posible contratación. Así se desprende de los resultados de una encuesta realizada por la entidad lingüística The English Spelling Society (TESS) entre 2.000 profesionales de recursos humanos. Otro informe elaborado durante el primer semestre del 2012 por la compañía Adecco concluía que ocho de cada diez de estos documentos acaban siendo descartados por defectos formales. Los expertos apuntan que lo ideal sería que los aspirantes que buscan empleo individualizasen los currículum que preparan, ya que para cada oferta pueden interesar datos y logros diferentes. También recuerdan que a menudo los correctores automáticos juegan malas pasadas. Por eso, conviene repasar con cuidado los textos. / J.L. Micó

La Vanguardia,  4 de septiembre de 2012, pág. 21

En La Vanguardia

Nos seleccionaron entre los blogs de los lectores de La Vanguardia.

Aquí nos tienes.

No nos tomamos en serio comunicar bien

Magnífica entrevista a M. Campo Vidal.

Selecciono los siguientes fragmentos:

¿Quién es el mejor comunicador que usted haya conocido?
Bill Clinton: preparadísimo. Tony Blair: respira liderazgo. Felipe González: completísimo. Adolfo Suárez: era difícil no levantarte suarista de una mesa compartida con él. Y Jordi Pujol: sabe escuchar.

¿Sí?
Sí, y escuchar es una de las cualidades imprescindibles del buen comunicador. Y si un alguien no comunica bien, no podrá ser un buen político ni un buen empresario.

Cuando un político es criticado por su política, aduce que no supo comunicarla.
Suele ser cierto, pero suena a excusa…, porque vemos que no se esfuerza mucho en corregirse. Y es que en España no nos tomamos en serio lo de comunicar bien.

¿Por qué?
Desde niños nos asustaba salir a la pizarra: en la escuela nunca nos adiestraron a hablar en público. ¡Y así no vamos bien!

¿Es distinto en otros países?
La escuela anglosajona enseña a los alumnos a explicar qué emoción contiene un texto. ¿Hablaba usted de emociones en clase?

No.
Para comunicar bien, es fundamental saber transmitir alguna emoción.

¿Qué personajes lo hacen bien?
Obama lo hace tan bien, ¡que sus adversarios le acusan de ser mejor comunicador que gobernante!

(…)

¿Mejoraría la economía española si todos comunicásemos mejor?
¡Ganaríamos muchas oportunidades que ahora perdemos! Incluiría en el sistema educativo tres asignaturas: idiomas, sentido emprendedor y técnicas de comunicación.

¿Qué diría el profesorado de esto?
Deberían ser los primeros en aprender a comunicar bien: si un profesor no comunica bien lo que sabe…, mal profesor será.

(…)

Resúmame sus consejos de oro para comunicar bien.
Uno: procura escuchar. Dos: no improvises, establece qué quieres decir. Tres: adáptate al tiempo de que dispones. Cuatro: prepara un buen principio y, sobre todo, un buen final. Cinco: evita la arrogancia. Seis: cuida tus gestos y miradas, tu lenguaje no verbal. Siete: conecta con alguna emoción.

Acláreme lo de lenguaje no verbal.
Si pretendes comunicar entusiasmo, ¡no lo hagas con aire de funeral!

¿Qué tal comunica Mariano Rajoy?
Buenísimo en la distancia corta, aún es hierático ante la cámara: debería mostrarse más tal como él es.

¿Aconseja echar mano de algún taco?
Muy excepcionalmente: es una zafia muleta que expresa que no te has preparado bien lo que decir con otros giros y adjetivos.

¿Y echar mano de alguna mentira?

¡Jamás! Puedes no decirlo todo…, ¡pero sé veraz en lo que digas! Una mentira acaba por descubrirse siempre… y dilapida tu capital de credibilidad.

(…)

«¡Cómo me gustaría moderar un debate entre Mourinho y Guardiola!», me comenta Campo Vidal, nuestro mayor experto en debates televisados. Los considera dos grandes comunicadores: de Mourinho pondera que está corrigiendo su exceso de arrogancia, y a Guardiola le corregiría su exceso de falsa modestia.

Influir

Me gustó la entrevista a Enrique Alcat, publicada en La Vanguardia.

Te propongo leerla. Aquí la tienes: Entrev_Alcat .  Destaco dos respuestas:

1:¿Influye más el humor que la seriedad?

“La risa es la distancia más corta entre dos personas”, dijo George Bernard Shaw, y es verdad. Sé alegre, sé positivo. Como mínimo, de entrada, ¡tú sonríe!

2: En España cuesta hablar en público…
No nos adiestran a hacerlo en la escuela, desde niños, ni a debatir… ¡Y es esencial!

Power point

¿Abusamos de las presentaciones en powerpoint? Quizá. Dos profesores  de la NCSU escribieron un artículo que me ayudó a reflexionar sobre ese abuso. Te recomiendo que lo leas. Hace unos días Quim Monzó reflexionaba sobre lo mismo en La Vanguardia. Los dos artículos ayudan a saber cómo hablar en público sin abusar de las presentaciones. Espero que os sean útiles.

El artículo de Quim Monzó (9 de julio de 2011, p. 18, LV):

Una nueva opción electoral / Quim Monzó

En Suiza han creado un partido que tiene como meta acabar con el uso abusivo del PowerPoint. Igual que en España hay un Partido Antitaurino que aboga por prohibir los toros, en Suiza ese partido aboga por prohibir el PowerPoint o limitar su uso. En Suiza – donde convocan a la gente a las urnas incluso para decidir de qué color van a pintar las farolas-lo quieren llevar a referéndum. El partido tiene un nombre claro: Partido AntiPower-Point. Algunos dicen que es un partido-trampa, creado para promocionar un libro de su presidente, Matthias Pöhm: The PowerPoint fallacy (La falacia del PowerPoint). Sea ese el motivo o no, el partido ya está en marcha.

¿Por qué esta obsesión contra ese programa informático? Pues porque se ha convertido en una epidemia que poco a poco ha ido sustituyendo a las exposiciones orales en empresas, congresos y centros educativos. Mecaniza todas las exposiciones y trivializa la importancia de hechos realmente importantes. Es obligatorio en muchas empresas. En algunos países, los estudiantes que hacen una presentación sin PowerPoint reciben una nota más baja. En la web del partido hacen cálculos sobre los millones de euros de pérdidas que representan las presentaciones en PowerPoint, hechos en base al número de trabajadores – tanto de empresas privadas como estatales-que pierden el tiempo contemplándolos y desmotivándose. Porque los PowerPoint son desmotivadores, entre otras cosas. Desde hace tiempo hay grandes detractores de las presentaciones en PowerPoint, que han acabado por ser rutinarias y amaneradas. La expresión PowerPoint hell (infierno PowerPoint) se ha hecho habitual y la entienden a la primera todos los que los tienen que sufrir. Y la alternativa es fácil. Las presentaciones hechas con rotafolio son más sencillas y se entienden mil veces más, pero en un mundo de corto vuelo e ínfulas grandes hay tendencia a despreciar el rotafolio. ¿Cómo vas a usarlo, si no es ningún programa informático?

¿Y el uso recreativo del PowerPoint? Cuando te llega un email con un PowerPoint adjunto te echas a temblar. Es tan fácil de utilizar que hasta los que en vez de manos tienen zarpas lo dominan. Los aterradores pases de diapositivas que había antes, tras las vacaciones, se han convertido ahora en PowerPoints de las fotos de las vacaciones. Con fotos que se cierran en cortinita, con fotos que se suceden en cascada, con fotos que se van fundiendo una con la otra… PowerPoints con chistes machistas. PowerPoints con chistes hembristas. PowerPoints con fotos de flores, con fotos de pájaros… El colmo debe ser un PowerPoint con fotos de puestas de sol y frases de Paulo Coelho encima. (Con música new age,claro.) Hay todo un submundo que, educado en la plastilina de las guarderías, ha encontrado en el PowerPoint la forma ideal de dar alas a su inmensa creatividad. Socorro.

Para acabar, una presentación que parodia el uso de ese programa en las presentaciones orales. No tiene desperdicio…

¿Quieres evitar las faltas?

Las faltas de ortografía, no las que cometa el equipo contrario. Un profesor responde habla de faltas de ortografía.(La Vanguardia).

En mi opinión, si lees habitualmente, y tu memoria visual no está descuajaringada, no cometerás errores ortográficos.

(…)

Muchos profesores de instituto lamentan que sus alumnos cometen más faltas porque leen menos.

Existe una relación entre nivel de lectura y dominio de la ortografía. A quien está acostumbrado a leer voz y vez le produce una disonancia visual ver estas palabras escritas con “b”. Pero parece que esta correspondencia no es total. Se ha comprobado que existen buenos lectores que cometen frecuentes faltas.

¿Y eso por qué?

Porque la lectura es pasiva, mientras que la escritura es una destreza activa. Para poder aprender a escribir bien, hay que escribir y escribir y escribir.

¿Hay que recuperar el dictado?

El dictado no es la mejor técnica de enseñanza, es una prueba de diagnóstico o de evaluación. Ahora bien, que nadie se llame a engaño: el aprendizaje de la ortografía exige práctica, ejercicios, entrenamiento.

¿Y en cuanto a la expresión escrita?

La ortografía es sólo una parte del proceso. El objetivo es enseñar a escribir con soltura, con corrección, con aseo y con cierto estilo. En la enseñanza es importante hacer talleres de escritura imitativa y creativa. El alumno que se enganche y se ilusione por la escritura leerá más, observará con detenimiento cómo componen los buenos escritores, corregirá sus redacciones y, por supuesto, tratará de evitar los errores ortográficos.

Reflexiones

Aunque la entrevista huele a despecho, he leído con detenimiento la entrevista al profesor Llovet. Incluyo algunas ideas sobre el valor de la palabra y sobre cómo ve la Universidad. Comparto la referencia a Belén Esteban y a los futbolistas…

George Steiner alertó sobre la posibilidad de que la palabra, es decir, el Verbo, desaparezca del horizonte de la educación y de muchas prácticas de la vida cotidiana de las actuales sociedades, pero cuesta imaginar que se produzca algún avance en el terreno del conocimiento si la palabra se funde como una vela ante el viento huracanado del progreso y de la técnica.

(…) por qué las carreras humanísticas tienen una nota de corte de selectividad de un 5 pelado; por qué estudian humanidades muchos estudiantes que deseaban estudiar periodismo o «audiovisuales», por qué otros estudian filología como podrían estudiar aeronáutica o ortodoncia (no los ingresados en lenguas clásicas, por cierto, que son los mejores y los más valientes); cómo se promocionan los profesores; por qué no existe ya ninguna idea acerca de la jerarquía profesoral (los alumnos sí son muy respetuosos); porque el lugar del saber ha desaparecido de las facultades humanísticas a favor de una profesionalidad muy angostada, casi estéril; por qué la universidad ha abandonado toda pretensión de formar cívicamente a su alumnado, y, por fin, por qué las nuevas tecnologías han convertido la enseñanza, en general, en una larga sesión de animación infantil y deslumbramiento.

(…) Poseer cultura (de la alta, se entiende) está hoy completamente desacreditado: parece una superchería y un acto de soberbia. Los que están muy acreditados son los futbolistas Belén Esteban: ya me dirá.

Sigue aquí.


visits

  • 977.046 hits

categorías

Twitter profile