Posts Tagged 'El País'

Pequeños errores en letras de canciones por españolas Vía @el_pais

Identifica los errores gramaticales en estas canciones clásicas del pop español (Descubiertos en esta página):

 

Mecano, La fuerza del destino, 1988: “Tú contestastes que no”.

 

Manolo García, Sobre el oscuro abismo en que te meces, 1998: “Abismo en que me mezco”

 

Santi Balbes, La niña imantada, 2007: “Como si andara en espiral”.

 

Cecilia, Un ramito de violetas, 1975: “¿Quién la escribía versos? Dime quién era / ¿Quién la mandaba flores por primavera?”.

 

Andy y Lucas, De qué me vale, 2007: “Su amor no le tengo”.

 

Miguel Ríos, El rock de la cárcel, 1970: “Todo el mundo corrieron a bailar”.

 

Antonio Orozco, Devuélveme la vida, 2001: “Te pido perdón a sabiendas que no los concedas”.

 

Revólver, Besaré el suelo, 1997: “Contra más frutos consigo, más cerca estoy de perder”.

 

Melendi, Cenizas en la eternidad, 2014: “Sois vosotros en quien pienso”.

 

Anuncio publicitario

El enclaustramiento de la Universidad (Argullol) @elpais

Recomiendo la lectura del artículo «La cultura enclaustrada» escrito por Argullol en El País.

Destaco estos párrafos:

A finales de la Edad Media el caudal más fecundo de la cultura europea pasó de los monasterios a las universidades.(…)

(Apunte nuestro: aunque no hay que olvidar que antes de la formación de las universidades propiamente existieron las escuelas catedralicias y las gremiales, según explica este artículo [pdf 1,6 MB])

Las universidades occidentales se consolidaron definitivamente en los siglos xix y xx (sumando las americanas a las europeas) y, aunque nunca se despojaron por completo de su origen, por así decirlo, monástico, participaron activamente en la vida cultural moderna. Siempre mantuvieron una tendencia centrípeta y endógena pero, paralelamente, muchos de sus miembros se incorporaron a los debates públicos de su época y fueron grandes creadores de la literatura y del pensamiento. En estos dos últimos siglos es imposible tratar de comprender la historia cultural, o simplemente la Historia, sin atender a la función de las universidades en la dinámica pública y sin subrayar la importancia de numerosos profesores en la esfera creativa.

Pero no estoy seguro de que esto continúe siendo cierto. En los últimos lustros, y de un modo increíblemente acelerado, se ha producido una suerte de inversión de tendencias, a partir de la cual la universidad ha tendido a replegarse sobre sí misma (…)

Es llamativo, a este respecto, la escasa aportación universitaria a los conflictos civiles actuales, incluidas las crisis sociales o las guerras. En dirección contraria, el universitario ha asumido obedientemente su pertenencia a un microcosmos que debe ser preservado, aún a costa de dar la espalda a la creación cultural. (…)

Hasta hace poco lo que se valoraba en un profesor, además de su capacidad para la investigación, era su magisterio docente y la publicación de libros relevantes en su área de conocimiento. Precisamente esta última tarea era decisiva para facilitar una ósmosis entre la universidad y la sociedad. El libro —y, a poder ser, el gran libro— era el instrumento básico en la vertebración de la cultura y, simultáneamente, el desafío que debía afrontar el profesor que aspiraba a la madurez intelectual. La cultura occidental moderna está jalonada por libros que son fruto de aquel reto. Como complemento de esta tarea muchos profesores trataban de comunicarse con el público más amplio posible mediante la intervención en revistas y periódicos.

No obstante, de un tiempo a esta parte, se ha producido un estrechamiento paulatino del anterior horizonte al mismo ritmo en que la universidad, como institución, ha sacralizado el paper como medio de promoción profesional. En la actualidad una gran mayoría de profesores ha descartado la escritura de libros como labor primordial para concentrarse en la producción de papers. En muchos casos esta renuncia es dolorosa pues frustra una determinada vocación creativa, a la par que investigadora, pero es la consecuencia de la propia presión institucional, puesto que el profesor deber ser evaluado, casi exclusivamente, por sus artículos supuestamente especializados. Como quiera que sea, el nuevo microcosmos en el que se encierra a la universidad traza una kafkiana red de relaciones y hegemonías notablemente opaca para una visión externa a la institución. Además de atender a sus labores docentes, los profesores universitarios emplean buena parte de su tiempo en la elaboración de papers, textos con frecuencia herméticos, destinados a denominadas «revistas de impacto», publicaciones que tienen, por lo común, escasos lectores —siempre del propio ámbito de la especialización— aunque con un gran poder ya que son las únicas «que cuentan» en el momento de evaluar al universitario. En consecuencia, los profesores, sobre todo los jóvenes y en situación inestable, hacen cola para que sus artículos sean admitidos en publicaciones de valor desigual pero insoslayables. Se conforma así una suerte de mandarinato que rige el microcosmos. Los profesores son calificados, mediante las evaluaciones oficiales, de acuerdo con el acatamiento a aquellas normas. La ilusión o vocación de escribir obras de largo alcance —algo que requiere un ritmo lento, que a menudo abarca varios años— debe aplazarse, quizá para siempre. (…)

La cultura humanista, nacida de la libertad y de la crítica, corre el peligro, en la actual universidad, de ser enclaustrada, como si volviera al recinto monástico: no a la grandeza de aquellos monasterios que conservaron el saber antiguo sino al inmovilismo dogmático de los que pretendían preservar los conocimientos mediante su reclusión. Por admirable que sea originariamente un conocimiento aprisionado es un conocimiento muerto.

(Hasta aquí los párrafos del brillante artículo de Argullol (5 abril 2014, El País). Volvamos, pues, a la esencia de la universidad…, sin dejar de publicar papers, ni libros).

Escribir de fútbol magistralmente…

No os perdáis el artículo de John Carlin…

¿Jugamos tranquilos, chicas?

Completamente de acuerdo con el artículo de Grijelmo:

(…) Bienvenida sea esta evolución (por supuesto muy incipiente), que acierta a coincidir en este caso con el criterio de quienes sostienen que la lengua se adapta a la realidad como el agua a la vasija; y que si cambiamos la realidad y fomentamos la presencia de la mujer en todos los órdenes de la vida donde antes estaba discriminada, cambiaremos con el mismo esfuerzo el lenguaje (…)

Después de 27 años, deja El País…

Aquí lo cuenta.

Estamos formando un ejército de pequeños filólogos analfabetos…

Completamente de acuerdo con la frase de Landero, citada en este interesante artículo de EP.

Más sobre la segregación

Una entrevista sobre la «segregación» en la escuela.

Rectificación

El País rectifica un bulo difundido en una carta al director. (De Malaprensa).

No está bien…

Han pasado muchos años, pero no está bien la incoherencia. Aunque se trate de un periódico de referencia.

No lo sé explicar

«Lo sé, pero no sé cómo explicarlo». O nos ha pasado o nos pasa. O lo hemos oído o lo oímos. Adela Cortina comenta este problema en un artículo publicado en El País. Propone una solución:

para cultivar esas capacidades es indispensable la formación que viene de la lectura habitual y atenta de buenos libros, viene de una escuela convencida de que se hace un flaco servicio a los alumnos cuando no se les ayuda a cuidar el lenguaje, a saber comprender, exponer, redactar, porque más libres serán de comunicar lo que piensan los que manejan el discurso con soltura.


visits

  • 977.046 hits

categorías

Twitter profile