Posts Tagged 'castellano'

Reflexiones sobre la escritura en la era digital (por A. Grijelmo) (2018)

Propongo leer la primera parte del artículo de Álex Grijelmo sobre la escritura en la era (o etapa, o época) digital. Por si alguien piensa que escribir bien ahora no es importante…

Escribir y hablar bien en la era digital.

(Álex Grijelmo, Nueva Revista, 8 junio 2018)

El ser humano nunca había escrito tanto como lo hace hoy. Las nuevas tecnologías han obligado a millones de personas a relacionarse cotidianamente con un teclado y plasmar en él todo tipo de mensajes. Incluso en los países menos desarrollados la posesión de teléfonos móviles y ordenadores ha generalizado la lengua escrita como jamás en su historia.

Una simple mirada a nuestro pasado más cercano nos hará ver que unos pocos años atrás cualquier habitante del mundo occidental —salvo que estuviese relacionado profesionalmente con la escritura— apenas redactaba unas cuantas cartas a lo largo de toda su vida, además de responder por escrito en los exámenes en la enseñanza básica y luego quizás en la universidad; apenas rellenaba una instancia, presentaba una reclamación o elaboraba un currículo. La mayoría de la gente podía pasar semanas enteras, meses, años, sin enfrentarse al reto de escribir y pensar por tanto en tildes, comas, concordancias o regímenes verbales.

Un tendero solicitaba el género por teléfono, pero ahora probablemente escribe correos electrónicos a sus proveedores; un albañil autónomo avisa por WhatsApp a su cliente de que se retrasa un par de horas; una cliente de casa rural explica en Internet si el trato recibido ha sido satisfactorio o no, y del mismo modo le responderá el dueño para pedirle disculpas o agradecerle los elogios

Ahora pasamos horas y horas en el hogar, relacionados con el mundo a través de algún aparato que nos obliga a escribir continuamente. Desde él hacemos las compras, pediremos una cita médica o una fecha para renovar el documento de identidad, convocaremos a un electricista y encargaremos un mueble. Y continuamente pulsaremos el teclado.

En muchas profesiones y oficios la relación con el cliente o el proveedor se basaba hasta hace poco en el contacto personal. Tenían gran importancia en ese trato la presencia y el aspecto de cada uno. Un vendedor del Círculo de Lectores no podía ir mal vestido, ni una agente de viajes debía llevar un lamparón en el traje. Porque si así ocurría, se derivaba de ello alguna interpretación al respecto que no favorecía su prestigio.

Ahora esas relaciones comerciales se establecen en el ciberespacio, y no es necesaria ni importante la presencia física. Pero hace falta escribir.

Las ropas que nos relacionan con los demás en muchos aspectos de la vida son las que viste nuestro lenguaje. Desconfiaremos de la abogada que nos envía un correo con faltas de ortografía, no contrataremos a la canguro que usa una gramática deplorable cuando pregunta en un mensaje a qué hora debe ir esta noche, nos echará para atrás el encargado de la tienda que ofrezca ventas a través de la Red y no escriba bien los nombres de los productos.

Del mismo modo, en los grupos de WhatsApp (de amigos, de padres de alumnos, de compañeros de un viaje) se retratará ante los demás quien no cuide la grafía de las palabras, quien las confunda, quien escriba el verbo «haber» en lugar de la locución «a ver». Una persona culta que esté pensando en contratar para una obra casera a un aparejador que participa en el grupo de padres de los chicos del equipo de fútbol se lo pensará dos veces si nota que el arquitecto técnico se expresa sin habilidades sociales o con un lenguaje rudimentario. (…)

Sigue aquí

Unos abogados muy valiosos, dicho sea de paso, me han preguntado cuándo se escriben los números con cifras y con palabras… Pues la RAE recomienda…

En el DPD lo siguiente:

1.1. Se escribirán preferentemente con letras:

a) Los números que pueden expresarse en una sola palabra, esto es, del cero al veintinueve, las decenas (treinta, cuarenta, etc.) y las centenas (cien, doscientos, etc.): Me he comprado cinco libros: tres ensayos y dos novelas; Este año tengo cincuenta alumnos en clase; A la boda acudieron trescientos invitados.

b) Los números redondos que pueden expresarse en dos palabras (trescientos mil, dos millones, etc.): Acudieron cien mil personas a la manifestación; Ganó tres millones en un concurso.

c) Los números que se expresan en dos palabras unidas por la conjunción y (hasta noventa y nueve): Mi padre cumplió ochenta y siete años la semana pasada; En la Biblioteca de Palacio hay treinta y cinco manuscritos.

No es recomendable mezclar en un mismo enunciado números escritos con cifras y números escritos con letra; así pues, si algún número perteneciente a las clases antes señaladas forma serie con otros más complejos, es mejor escribirlos todos con cifras: En la Biblioteca de Palacio hay 35 manuscritos y 135 226 volúmenes impresos, 134 de ellos incunables.

d) En textos no técnicos es preferible escribir con letras los números no excesivamente complejos referidos a unidades de medida. En ese caso, no debe usarse el símbolo de la unidad, sino su nombre: Recorrimos a pie los últimos veinte kilómetros (no los últimos veinte km). Cuando se utiliza el símbolo, es obligado escribir el número en cifras.

e) Todos los números aproximados o los usados con intención expresiva: Creo que nació en mil novecientos cincuenta y tantos; Habría unas ciento cincuenta mil personas en la manifestación; ¡Te lo he repetido un millón de veces y no me haces caso!

f) Los números que forman parte de locuciones o frases hechas: No hay duda: es el número uno; Éramos cuatro gatos en la fiesta; Te da lo mismo ocho que ochenta; A mí me pasa tres cuartos de lo mismo.

1.2. Se escribirán con cifras:

a) Los números que exigirían el empleo de cuatro o más palabras en su escritura con letrasEn verano la población asciende a 32 423 habitantes (más claro y de comprensión más rápida que treinta y dos mil cuatrocientos veintitrés). En algunos documentos, como cheques bancarios, contratos, letras de cambio, etc., por razones de seguridad, la expresión en cifras va acompañada normalmente de la expresión en palabras: Páguese al portador de este cheque la cantidad de veinticinco mil trescientos treinta y ocho euros.

b) Los números formados por una parte entera y una decimal: El índice de natalidad es de 1,5 (o 1.5, en los países que usan el punto como separador decimal) niños por mujer. También en este caso, en cheques bancarios, contratos, letras de cambio, etc., la expresión numérica suele acompañarse de la expresión lingüística: Páguese al portador de este cheque la cantidad de mil doscientos treinta y cuatro euros con veinticinco céntimos. El sustantivo cuantificado por una expresión numérica decimal, incluso si esta designa cantidad inferior a la unidad, debe ir en plural: 0,5 millones de pesos (y no 0,5 millón de pesos).

c) Los porcentajes superiores a diez: En las últimas elecciones votó el 84% de la población. No debe dejarse espacio de separación entre el número y el signo %. Hasta el diez suele alternar el empleo de cifras o palabras en la indicación de los porcentajes: El 3% (o tres por cientode los encuestados dijo no estar de acuerdo con la medida. El símbolo % debe leerse siempre «por ciento», no «por cien», salvo en el caso del 100%, que puede expresarse en letras de tres modos: cien por cien, cien por ciento o ciento por ciento. No debe usarse el signo % cuando el porcentaje se expresa con palabras (el tres %). Tanto si se escribe con cifras como con palabras, la expresión de los porcentajes debe quedar dentro de la misma línea: 3 / %, tres / por ciento, tres por / ciento.

d) Los números referidos a unidades de medida, cuando van seguidos del símbolo correspondiente: Madrid dista 40 km de Guadalajara; Mañana se alcanzarán los 35 ºC. No se deben escribir en líneas diferentes la cifra y el símbolo: 40 / km, 35 / ºC.

e) Los números seguidos de la abreviatura del concepto que cuantifican: 5 cts. (‘cinco céntimos’), 45 págs. (‘cuarenta y cinco páginas’), 2 vols. (‘dos volúmenes’). No se deben escribir en líneas diferentes el número y la abreviatura: 5 / cts.

f) Los números pospuestos al sustantivo al que se refieren (expresado o no mediante abreviatura), usados para identificar un elemento concreto dentro de una serie: página 3 (o pág. 3), habitación 317 (o hab. 317), número 37 (o núm. 37), tabla 7, gráfico 15, etc.

2. Ortografía de los números escritos con cifras. Para escribir correctamente los números expresados en cifras, debe tenerse en cuenta lo siguiente:

a) Al escribir números de más de cuatro cifras, se agruparán estas de tres en tres, empezando por la derecha, y separando los grupos por espacios en blanco: 8 327 451 (y no por puntos o comas, como, dependiendo de las zonas, se hacía hasta ahora: 8.327.451; 8,327,451). Los números de cuatro cifras se escriben sin espacios de separación: 2458 (no 2 458). En ningún caso deben repartirse en líneas diferentes las cifras que componen un número: 8 327 / 451.

b) Nunca se escriben con puntos, comas ni blancos de separación los números referidos a años, páginas, versos, portales de vías urbanas, códigos postales, apartados de correos, números de artículos legales, decretos o leyes: año 2001, página 3142, código postal 28357.

c) Para separar la parte entera de la decimal debe usarse la coma, según establece la normativa internacional: El valor de π es 3,1416. No obstante, también se admite el uso anglosajón del punto, extendido en algunos países americanos: El valor de π es 3.1416.

d) Las cantidades que tienen como base un sustantivo de significación numeral como millón, millardo, billón, trillón y cuatrillón, siempre que, al menos, las tres últimas cifras de su escritura en números sean ceros, podrán abreviarse mezclando el uso de cifras y letras en su escritura: 327 millones, 3,6 billones, 2 cuatrillones. Son sustantivos, entre otras cosas, porque si se expresa el elemento que cuantifican, este debe ir precedido de la preposición de: 327 millones de habitantes, 2 millardos de dólares. Este método abreviado no es válido para las cantidades en miles, ya que mil no es un sustantivo (la forma sustantiva es millar), sino que forma parte de adjetivos numerales compuestos de dos palabras, en cuya escritura no deben mezclarse cifras y letras; así, no debe escribirse 154 mil personas o 12 mil millones, por la misma razón que no escribimos 30 y siete ni cincuenta y 4. Debe escribirse 154 000 personas, 12 000 millones (o doce mil millones).

e) En la expresión abreviada de los numerales ordinales, se utilizan cifras seguidas de letras voladas. Como corresponde a las abreviaturas, se escribirá punto entre la cifra y la letra volada: 1.º (primero), 2.ª (segunda), 3.er (tercer).

El peculiar esquema de negación del español. vía @RAEinforma

¿Por qué decimos en español “Jamás lo haré” y, si el adverbio “jamás” se sitúa detrás del verbo, aparece el adverbio “no”: “No lo haré jamás”.

la Real Academia Española lo explica con claridad:


“En español existe un esquema particular de negación, que permite combinar el adverbio no con la presencia de otros elementos que tienen también sentido negativo.

Los adverbios nunca, jamás, tampoco, los indefinidos nadie, nada, ninguno, la locución en la/mi/tu/su vida y los grupos que contienen la palabra ni aparecen siempre en oraciones de sentido negativo. Si estos elementos van antepuestos al verbo, este no va acompañado del adverbio de negación no: Nunca voy al teatro; Él tampoco está de acuerdo; Jamás lo haré; Nadie lo sabe; Nada de lo que dice tiene sentido; Ninguno de ellos es actor; En su vida lo conseguirá; Ni su padre lo perdonaría. Pero si van pospuestos al verbo, este debe ir necesariamente precedido del adverbio no: No voy nunca al teatro; Él no está de acuerdo tampocoNo lo haré jamásNo lo sabe nadieNo tiene sentido nada de lo que dice; No es actor ninguno de ellos; No lo conseguirá en su vida; No lo perdonaría ni su padre. La concurrencia de esas dos «negaciones» no anula el sentido negativo del enunciado, sino que lo refuerza.”.

No se escribe coma entre el sujeto y el verbo, excepto en dos casos, vía @fundeu

La Fundéu, el vigilante del faro, nos recuerdó ayer (5 mayo 2020) que…

Entre el sujeto y el verbo de una oración no se escribe coma por regla general.

En los medios de comunicación pueden encontrarse frases como «Ciclones como David, San Zenón y George, impactaron en el sur de la isla», «La inmigración de nacionales venezolanos al país, ha aumentado a raíz de la crisis política y económica» o «Una nueva guerra comercial con la actividad económica seriamente tocada, sería devastadora para cualquier atisbo de recuperación».

La Ortografía de la lengua española tacha de incorrecto el uso de la coma entre el sujeto y el verbo —conocida de forma coloquial como coma criminal coma asesina—, aun en casos en que el sujeto está formado por varios elementos separados por comas o es muy largo. Esta longitud puede hacer necesaria una pausa fónica para respirar, pero no resulta adecuado reflejar por escrito dicha interrupción en el habla mediante una coma, ya que rompe la dependencia sintáctica y semántica entre dos grupos estrechamente relacionados.

Así pues, en los ejemplos iniciales lo adecuado habría sido escribir «Ciclones como David, San Zenón y George impactaron en el sur de la isla», «La inmigración de nacionales venezolanos al país ha aumentado a raíz de la crisis política y económica» y «Una nueva guerra comercial con la actividad económica seriamente tocada sería devastadora para cualquier atisbo de recuperación».

No obstante, la Academia recoge algunas excepciones a esta norma, entre las que cabe destacar las dos siguientes:

— Se escribe coma entre el sujeto y el verbo si en medio se intercala un inciso entre dos comas: «Su pirámide poblacional, con un 50 % de menores de 20 años, ha permitido que los sistemas de salud africanos, los más débiles del mundo, ganen tiempo».

— Se escribe coma obligatoriamente si el sujeto termina en etcétera o su abreviatura etc.: «Jueces, fiscales, forenses, funcionarios, etc., deben informar de forma urgente a su personal del contagio por coronavirus».

 

Para entender las oraciones compuestas. #sintaxis #español #lengua Gracias a @unProfesorcom @tuespacio_joven @puntoyseguimos2

He seleccionado unos breves vídeos que explican con acierto cómo identificar oraciones compuestas. Seguro que os sirven.

Gracias a los autores:

@unProfesorcom @tuespacio_joven @puntoyseguimos2

ORACIONES COMPUESTAS

1)

Tipos de oraciones compuestas (coordinadas y subordinadas) (8’)

https://youtu.be/CcrvvK1D9Ig

COORDINADAS

2)

Tipos de oraciones coordinadas (7’)

https://www.youtube.com/watch?v=fNpw229g8mk&list=PLlJ-LmCi75Ka_wVc_0jzxtrT-JGZrHgSi&index=4

DISTINGUIR LAS SUBORDINADAS

Cómo distinguir las oraciones subordinadas (sustantivas, de relativo y adverbiales) (12’)

https://youtu.be/YNSn53c1be8

SUSTANTIVAS

3)

Oraciones subordinadas sustantivas de sujeto (8’)

vídeo

4)

Oraciones subordinadas sustantivas de complemento del nombre (9’)

https://youtu.be/a1pKgMvhOvs

5)

Oraciones subordinadas sustantivas de complemento del adjetivo (9’)

https://youtu.be/a1pKgMvhOvs

6)

Oraciones subordinadas sustantivas de complemento regido o complemento de régimen (9’)

https://youtu.be/MB8Z1G_JYrA

DE RELATIVO

7)

(vacío)

8)

Identifica una oración de relativo (son adjetivas, en las PAU les llaman de relativo) (13’)

https://www.youtube.com/watch?v=fIUCEBPbQhE

9)

Otra forma de identificar una oración de relativo (son adjetivas, en las PAU les llaman de relativo) (12’)

https://www.youtube.com/watch?v=FRIciSkSAdM

10)  
Oraciones de relativo (especificativas y explicativas)
Vídeo de yseguimos

ADVERBIALES

11)

Oraciones adverbiales 1 (8’)

https://youtu.be/BTLlSwYT1Fg

12)

Oraciones adverbiales 2 (Lee la breve explicación posterior sobre consecutivas e ilativas) (14’)

https://youtu.be/fWKsHbwK-d4

Atención. Recordad la distinción entre adverbiales consecutivas e ilativas:

a) Las consecutivas expresan la consecuencia causada por la intensidad o grado en que se ha producido lo dicho en la proposición principal.

Formalmente van introducidas por los nexos: tanto, tan, tal, cada, un, de tal modo, de tal manera, en grado tal, etc… + que:

(Fíjate que el nexo se puede decir que se divide en dos: tantas… que; en cambio en las intensivas el nexo se escribe unido: así que, de modo que…)

– Comió tantas hamburguesas que se indigestó.

– Tengo tan poco dinero, que no podré regalarte nada.

– Les da tales sustos que están atemorizados.

b) Las ilativas expresan la consecuencia que se deriva de la principal, pero sin depender de ninguna noción de intensidad indicada anteriormente.

Formalmente van introducidas por los nexos: así que, conque, pues, luego, de modo (manera, forma…) que, por consiguiente, por tanto, así pues, etc.

– Tengo poco dinero, así que no podré comprar mucho.

– Juan se está recuperando de un esguince de tobillo, de modo que hoy no puede jugar al baloncesto.

– Pienso, luego existo.

(CIL, 2020, VGS)

Algunos ejercicios de léxico… (nivel C2) (gracias a CVC Cervantes) #español #castellano

Actividades de contenido didáctico que ofrece la web del Centro Virtual Cervantes (no son muchas, porque parecen que han empezado a crearlas recientemente, 31 marzo 2020):

Léxico

Gramática

Sociocultura

Funciones

Textos

https://cvc.cervantes.es/ensenanza/pasatiempos/por_contenido.php?5

Tests sobre uso del español (Gracias a Verne)

El suplemento VERNE ofrece unos tests sobre uso del español que incluyen una explicación teórica previa. Me parece que son muy útiles pra aprender como usar esta lengua maravillosa.

 

En Verne también escribimos de lengua de vez en cuando, a menudo con tests. Estos son los que publicamos el año pasado, con una breve introducción teórica en cada uno de ellos.

– ¿Deber o deber de?

– ¿Seguro que o seguro de que? Queísmos y dequeísmos

– ¿Acertará o acertarán?

– ¿El agua o la agua?

– ¿Sino o si no?

– ¿Por qué «porqué» y no «por que» o «porque»?

– ¿Infinitivo o imperativo?

– ¿Detrás mío o detrás de mí?

– ¿Leísmo, laísmo o loísmo?

– ¿Solo o sólo? Palabras que ya no llevan tilde.

– ¿Pádel o paddle? Extranjerismos.

– A ver y haber

– Examen final

Pasatiempos culturales (Gracias a Jotdown)

He seleccionado seis pasatiempos de la revista Jotdown. Los tres primeros se centran en el lenguaje.

 

1) Escribe correctamente estas diez frases:

¿Puedes escribir correctamente estas diez frases?

 

2) Evita estos errores ortográficos comunes:

¿Eres capaz de evitar estos errores ortográficos comunes?

 

3) Cuánto sabes de etimología:

¿Cuánto sabes sobre etimología?

 

4) Reconoce los inicios de novelas famosas:

¿Puedes reconocer estos inicios de novelas famosas?

 

5) Cuánto sabes de las lenguas de España_

¿Cuánto sabes de las lenguas de España?

 

6) Cuánto sabes sobre libros y bibliofilia:

¿Cuánto sabes sobre libros y bibliofilia?

 

7) Cuánto sabes de las lenguas de Europa:

¿Cuánto sabes de las lenguas de Europa?

Acabo de descubrir que se escribe «adenda», no «addenda»…

Pues eso. Uno no se cansa de aprender y de rectificar. «Adenda» se escribe con una «d» entre la «a» y la «e». Y eso que «dosier» ya la escribí correctamente.

La Fundéu lo confirma:

El término adenda, que alude a un añadido que se hace al final de un texto, se escribe sin duplicar ninguna d, pues es un término ya adaptado al español a partir de la voz latina addenda, forma que desaconseja la Ortografía académica.

En las noticias se puede ver escrita esta palabra de modo inapropiado, como en los siguientes ejemplos: «Se aprobó en la sesión plenaria la addenda al convenio» o «El referido acuerdo ha sido objeto de modificaciones y addendas posteriores».

Tal como señala la Ortografía académica, el sistema gráfico del castellano rechaza la duplicación de consonantes, por lo que en los préstamos de voces extranjeras se simplifican: brócolitúnelchópedralidosier, etc. Este es también el caso de adenda, por lo que en los ejemplos anteriores habría sido preferible haber escrito «Se aprobó en la sesión plenaria la adenda al convenio» o «El referido acuerdo ha sido objeto de modificaciones y adendas posteriores».

Al igual que ocurre con otras palabras de la lengua especializada, como bacteria, el vocablo adenda se ha incorporado al español con significación singular aunque en su origen latino sea plural, por lo que no hay necesidad de introducir la variante addendum, que probablemente se usa por influencia del inglés. El plural de adenda es adendas.

 

Cuándo se emplea «más» delante de «mayor» y cuándo no

La palabra mayor significa:

 

  1. Adjetivo comparativo de grande:

 

Cuando mayor se emplea con valor comparativo, esto es, con el significado de ‘que excede a otra cosa en tamaño, cantidad, calidad o intensidad’ y, referido a persona, ‘que excede en edad a otra’, es incorrecta su combinación con otras marcas de grado como más o tan: Esta mesa es más mayor que la mía (correcto: más grande o mayor); Mi hermano Pedro es más mayor que tú (correcto: mayor); Su bondad es tan mayor como su inteligencia (correcto: tan grande).

En este caso, la palabra más NO se puede combinar con la marca de grado más o tan.

Otros ejemplos tomados de una entrada la Fundéu:

  • «El planeta tiene una masa 1,3 veces mayor que la de la Tierra», (NO«más mayor…»)
  • «El porcentaje es menor que la proyección del BCR», (NO «más menor…»)
  • «La cifra es mucho mayor de lo que normalmente se registraba en años anteriores» (NO «mucho más mayor…»)

 

2. Dentro del campo de la edad, el DPD indica que:

mayor funciona como adjetivo no comparativo con los valores siguientes:

  1. a) ‘De no poca edad’. Se opone a pequeño: «Los cambios […] son más fáciles para los niños mayores que para los pequeños» (Pinillos Psicología [Esp. 1975]). Así, un niño puede decir Ya soy mayor, queriendo expresar, simplemente, que ya no se considera pequeño. En este sentido mayor sí admite su combinación con marcas de grado como más, muy o tan: «Cuando fui un poco más mayor, entré a trabajar de aprendiz en una tienda» (Abc [Esp.] 2.11.86); «Ya eres muy mayor para jugar a esconderte» (Márquez Suerte [Esp. 1995]); «¡Mira que tan mayor y todavía con chupete!» (Ortiz Luz [Esp. 1976]).

    b) Puede usarse con el sentido más preciso de ‘adulto’: «Cuando sea mayor me casaré con él y tendremos dos hijas» (Salom Piel [Esp. 1976]). Obsérvese, a este respecto, la diferencia de sentido entre estas dos oraciones, ambas posibles y correctas: Cuando seas mayor [= cuando seas adulta], podrás ponerte ese vestido y Cuando seas más mayor [= cuando tengas más edad de la que tienes ahora], podrás ponerte ese vestido.

    c) ‘De edad avanzada’: «Es un hombre mayor, casi un anciano» (FdzCubas Ágatha [Esp. 1994]). También en este caso admite su combinación con marcas de grado como más, muy o tan: «El ver a mi padre triste, cansado, más mayor, me producía dolor» (FdzMartínez Drogadicto [Esp. 1981]); «Ella era una mujer muy mayor, casi una vieja» (CInfante Habana [Cuba 1986]); «Doña Rosaura, casi vieja, tan mayor como mi tía» (GaMorales Sur [Esp. 1985]).

Con esta acepción SÍ que se pueden emplear las marcas de grado más, muy o tan.

 

 


visits

  • 971.017 hits

categorías

Twitter profile