Archive for the 'siglas' Category

Términos adecuados relacionados con Internet

No sabíamos que el 17 de mayo se celebraba el día de Internet. Los acontecimientos van por delante de la vida.

La Fundéu -el vigilante sigiloso del faro- sigue guiando a los que queremos emplear con acierto la lengua española y, con motivo de esa celebración, nos recuerda el uso adecuado de algunos términos. Aquí los tenéis:

 

1. Cloud computing, en español, se denomina computación en nube.

2. Hacer clic, clicar y cliquear son tres formas adecuadas para indicar la presión o golpe que se hace con el ratón del computador, en lugar de la voz inglesa click.

3. Medios sociales es el equivalente recomendado a la expresión inglesa social media.

4. Anonimizar es un verbo correctamente formado para referirse a la acción de ocultar una identidad.

5. El prefijo ciber- se escribe unido a la palabra a la que acompaña: ciberataquecibercomercio, etc.

6. SOPA, sigla de Stop Online Piracy Act, se escribe con mayúsculas y sin puntos.

7. Blogbloguero bloguear son términos adecuados en español.

8. Link tiene traducción: enlace o vínculo.

9. El plural de web es webs.

10. Usabilidad, que en diseño y programación es un atributo de calidad que evalúa la facilidad de uso de las webs, es un término adecuado y bien formado en español.

11. Banear, como la acción de restringir o bloquear el acceso de un usuario, puede traducirse por verbos como bloquearsuspenderprohibir o restringir.

12. Acechar, espiar, husmear acosar son alternativas preferibles a stalkear.

13. La palabra inglesa password tiene como equivalente en español contraseña.

14. Bot es un acortamiento válido en español para referirse al ‘programa que recorre la red llevando a cabo tareas concretas, sobre todo creando índices de los contenidos de los sitios’.

15. El término wifi es válido y puede ser masculino o femenino: el wifi o la wifi.

16. Online puede traducirse por conectado, digital, electrónico, en internet o en línea.

17. Las puntocoms, en redonda, en una sola palabra y con plural terminado en s, es la forma adecuada de referirse a las empresas que desarrollan su actividad principal en internet.

18. Seminario web es una alternativa apropiada para el anglicismo webinar.

19. Emisión en directo o en continuo, según los casos, son alternativas válidas a streaming.

 

¿Las TICs, las TIC o las TIC’s?

Atomium

Sin ninguna duda, la forma correcta es:

Las TIC.

La Fundéu se decanta por esa forma y lo explica de esta manera.

El plural de la sigla TIC (tecnologías de la información y de la comunicación) se indica con el artículo u otro determinante que la acompañe (las TIC, algunas TIC…), y no añadiendo una ese mayúscula (TICS) ni minúscula (TICs).

Sin embargo, en la prensa es habitual encontrar frases como «El sector de las TICs en España», «Las TIC’s en el diseño de publicaciones y edición» o «La importancia de las TICS en la educación».

Aunque sí es adecuado pronunciar el plural de la siglas, según las recomendaciones de la Ortografía académica no resulta oportuno escribirlo, puesto que, si se añade una ese mayúscula (TICS), podría darse a entender que se trata de otra sigla, y añadir una ese minúscula (TICs o TIC‘s) se considera un anglicismo. El plural se indica entonces a través de los determinantes que acompañan a las siglas: las TIC.

No obstante, cuando una sigla ya se ha lexicalizado, es decir, se ha convertido en una palabra plena, como es el caso de pyme o uci, forma el plural de manera regular (pymes, ucis…). Probablemente TIC no se ha lexicalizado porque su uso en minúscula confluye con el sustantivo tic (plural tics), que hace referencia al ‘movimiento convulsivo que se repite con frecuencia, producido por la contracción involuntaria de uno o varios músculos’.

Por lo tanto, en los ejemplos anteriores lo apropiado habría sido escribir «El sector de las TIC en España», «Las TIC en el diseño de publicaciones y edición» o «La importancia de las TIC en la educación».

Siglas y abreviaturas

De la Fundéu:
seis claves para usar las siglas y las abreviaturas

Siglas

Se forman por lo general con las iniciales de la expresión que abrevian, normalmente las iniciales de los sustantivos y los adjetivos (Organización de las Naciones Unidas: ONU), pero a veces también las de otras palabras (organización no gubernamental: ONG).
No llevan punto abreviativo: ONU, no O. N. U.
Las Academias de la Lengua desaconsejan el uso de una ese minúscula para formar el plural en la forma escrita (las ONG mejor que las ONGs), aunque en la lengua oral es normal y correcto que se pronuncie la ese («oenegés»).

Abreviaturas

Se forman con parte de la palabra o las expresiones que abrevian; una palabra puede tener más de una abreviatura: para página, por ejemplo, se usan p. y pág.
Llevan punto abreviativo (a. C.; pl., admón.) o, más raramente, barra (c/ Bailén); en las abreviaturas con más de un elemento, tras el punto abreviativo se deja un espacio (se escribe EE. UU. y no EE.UU.); si la abreviatura lleva una parte volada, el punto se coloca antes de esta (n.º, no nº. ni nº).
Cuando tienen más de una letra, generalmente se pluralizan añadiendo una ese (pág. – págs.); si constan de una sola letra, esta se suele duplicar (p. – pp.)

Siglas y alfónimos

MC plantea una alternativa a las siglas en su artículo “Un mar de siglas”. Los alfónimos, creación de J. Martínez Sousa.

Os dejo con el artículo completo:

Un mar de siglas

(Las palabras señaladas en negrita son del bloguero)

Vivimos inmersos en un magma de siglas y acrónimos, seguramente por influencia del inglés. El colmo de la insensatez es cuando a todo un presidente ejecutivo lo llaman CEO, siglas de chief executive officer.

El castellano nunca le ha hecho asco a las siglas… siempre y cuando se puedan leer con comodidad. Ya hace decenios que, a partir del acrónimo inglés, se lexicalizaron el radar (radio detecting and ranging) y el sónar (sound navigation and ranging). Más recientemente entró en el diccionario el sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) y luego la opa (oferta pública de adquisición). Este singular término económico ha dado lugar a derivados populares: el verbo opar y el adjetivo opado. Sin embargo, su pareja de baile, la oferta pública de venta (OPV), no ha tenido tanta suerte. ¿La razón? Porque, al carecer de vocales, no se lee como una palabra normal.

La opa pierde las mayúsculas al formar dos sílabas pronunciables, mientras que la OPV se mantiene erguida y se pronuncia letra por letra. La solución es el alfónimo. Descubro este término gracias a José Martínez de Sousa, lexicógrafo enciclopédico e incansable. Un alfónimo es un neologismo formado por la escritura del nombre de las letras que forman la sigla de un sintagma o enunciado. Así, a OPV le corresponde el alfónimo opeúve. Feo, ¿verdad?

Feo porque el castellano no tiene tradición alfónima. El diccionario registra poquísimos casos, y aun así los hace remitir a la sigla. El elepé, por ejemplo, que está redirigido a LP. Igual que LP, escribimos CD, ONG o SMS, y así funcionamos sin demasiados problemas. Son siglas que el hablante emplea en muchos casos desconociendo de dónde proceden. El conflicto aparece en el plural. El castellano, en principio, no admite fórmulas como añadir una ese (ONGs u ONG’s), y la duplicación queda reservada para secuencias de palabras en plural: EE.UU., JJ.OO. o CC.OO.

Si va precedida de un determinante, mantener la sigla sin marca de plural no distorsiona la lectura (“unas ONG”), pero si no lo lleva y hay que esperar a que aparezca el verbo en plural para saber que hay más de una ONG, entonces la frase chirría: “ONG de África protestan…”.

La dinámica de la lengua pide la generalización del uso de los alfónimos, tal como reclama desde hace tiempo Martínez de Sousa. Con este paso, desaparecerían esas mayúsculas confusas y se podría escribir con claridad que hay oenegés de África que protestan por algo o que los cedés desaparecerán del mercado más pronto que tarde.

La Vanguardia, Magí Camps

19/07/2010


visits

  • 241,742 hits

categorías

Twitter profile