Archive for the 'expresiones huecas' Category

Cuando la realidad molesta, emplea un eufemismo…

La defensora del lector de un periódico español recoge la protesta de algunos lectores por haber subtitulado una noticia así:

A la espera de que se regularice en su país, los españoles ‘alquilan vientres’ en el exterior.

Afirma la defensora: “Varios lectores me han escrito indignados, calificando de “vejatoria” e “insultante” dicha expresión”.

El redactor jefe de la sección de Noticias del periódico explica: “Hemos usado expresiones como vientre de alquiler o maternidad subrogada convencidos de que permitirían a nuestros lectores identificar claramente el asunto que estábamos abordando, sin ser del todo conscientes del malestar que provocan en personas cuya sensibilidad hacia este asunto es especial. Es cierto que el término gestación subrogada es mucho más respetuoso, así que, procuraremos ceñirnos a él”.

Otro eufemismo mendaz: “gestación subrogada”.

 

Por qué no nos gusta la expresión “para nada”

En el 2001 leímos un dardo de Lázaro Carreter titulado “Para nada”. Desde entonces, nos quedó claro que en español existen otras expresiones más adecuadas.

Os dejo con el párrafo en el que lo explicaba:

Sin embargo, una de las novedades más rápidamente implantadas por nosotros ha sido ésta: -‘¿Tú crees que se irá por fin ese señor? –¡Para nada!’. Esta ingeniosa negación, habita, me parece, entre gente con un punto más de finura que el común, el cual sigue respondiendo no o quia si habla por lo breve, o, si se pone enérgico, optando por ni hablar, de ninguna manera, ni mucho menos, de ningún modo, que te crees tú eso y expresiones así; se exceptúa algún viejo que en sus tiempos estudió latín, y que será capaz de responder, a lo humanista, nequaquam.

La génesis de esta invención parece clara: apareció como simple refuerzo al igual que otras formas de negar; de ‘No lo temo en absoluto’, este rotundo apéndice se autodeterminó, se independizó y pasó a ser un soberano y rotundo no. ‘Lo temes –En absoluto’. Eso mismo ocurrió con este para nada de hace pocos años, a través de fases, como las siguientes, que partían de un depauperado sentido final originario, y que ha llegado a extinguirse del todo: ‘No la dejan salir para nada’, ‘Con esto no tengo para nada’, ‘Su enfado no le sirvió para nada’, ‘En la reunión, para nada intervendrán los ministros’, ‘No cuento para nada’, ‘Ese individuo no me gusta para nada’, etc. Pero María del Monte, en 1990, rechazaba el infundio de que en el Rocío sólo hubiera borracheras; por el contrario, lo que hay, decía, es mucha devoción. Pero le parecían mal unas vallas que ponían para retener a los romeros: ‘A mí, no me gustan para nada’, sentenciaba, sin el más remoto sentido final. Por entonces, en ámbito artístico bien diferente, un personaje de la admirable Paloma Pedrero preguntaba a otro si le estaba dando la tabarra; y éste contestaba ‘No, para nada’. Era ya el paso decisivo: el significado de no había invadido el de para nada; y la ablación del no, hoy tan en auge, vendría a poner un punto de exquisitez a la energía.

Algunos consejos para escribir mejor…

Far de San Sebastià

Rescato unos divertidos consejos para redactar mejor:

Consejos de escritura

  1. Evitar los infinitivos.
  2. Nada de frases entrecortadas. Nunca. Jamás. Jamás de los jama­ses. Afectan al estilo.
  3. Evitar los subrayados siempre. Por si hay que repetirlo: siem-pre.
  4. No meter condicionales al final de las frases si la idea lo permite, si se puede.
  5. No usar paréntesis (con más razón paréntesis irrelevantes) de ninguna manera (porque no suelen aclarar) y revisar (a conciencia: y veces) para suprimirlos.
  6. Procurar tender a ser más o menos concreto, casi siempre, en buena parte de los textos, especialmente si el texto es de un carác­ter … Digamos que en los textos en general.
  7. ¿Se ha preguntado alguien si sirven las llamadas ‘preguntas retó­ricas’?
  8. Ir directo al grano y no usar frases hechas ni caer en el típico tópico.
  9. Recordar, como escribió Mark Twain o algún escritor del siglo XIX, que ‘el abuso de las citas denota ignorancia’.
  10. Las comparaciones son tan malas como las frases hechas.
  11. Pasar del lenguaje coloquial y en ese plan. Que le den. Super importante.
  12. Las metáforas chirrían más que una tiza que se arrastra indócil por la pizarra.
  13. Evitar signos ajenos al idioma & barbarismos & slang. ; -)
  14. Las exageraciones son un millón de veces más peligrosas que todos los demás defectos de redacción juntos, como nadie se atre­verá a poner en duda, por supuesto.
  15. Ser exhaustivos con los detalles y todo eso.
  16. Ser concisos y no divagar. La concisión constituye, por sí misma, un elemento de comunicación de primer orden, ya que facilita la comprensión de los diversos contenidos semánticos incorporados en el texto, los cuales, por su propia razón de ser y su naturaleza constitutiva, dan a entender aquello que el emisor del mensaje (al que llamaremos ‘A’) trata de comunicar al receptor del mensaje (al que llamaremos ‘B’). En el proceso de emisión de mensaje, empero, conviene no descartar que pueden producirse los denominados ruidos de transmisión, también designados según qué terminologías, manchas consistentes ora en circunstancias, ora accio­nes, ora omisiones y un largo, inacabable etcétera de muy distinta índole, por una interrupción, parcial o total, del habitualmente complejo proceso comunicativo que se pretende alcanzar entre ‘A’ y ‘B’ y que luego desemboca en la inversión de términos que necesita la retroalimentación, también designada feed-back, la cual, a su vez, en función de las claves interpretativas debería atender a

 

Nuestro tiempo, abril, 2007, p. 111.  Joseluís González

Los recortes y el amor

“No digan recortes, llámenlo amor”. (Aquí)

Redundancias

He acabado de leer el simpático libro Deslenguados, escrito por Julio Somoano. Este periodista analiza numerosos errores en el uso del español. En un capítulo del libro comenta diversas redundancias. En Literatura y en Publicidad se aceptan las redundancias, llamadas pleonasmos. Pero si escribimos un texto académico, un texto administrativo o jurídico, debemos evitarlas porque impiden que el documento sea claro y preciso.

Os dejo con algunas de las redundancias comentadas por Somoano. Señalo en cursiva las palabras que sobran.

Subir arriba

Se asoma afuera

Se mete adentro

Bajar abajo

Volver a repetir

Repetir de nuevo

Volver otra vez

Volver a releer

Insistir reiteradamente

Es el protagonista principal de la película

Estamos en riguroso directo…

Es nuestra primera prioridad

Se prevé con antelación

Protagonista principal

Base fundamental

Se trata de un plan más exhaustivo

Hacer frente a esa inesperada casualidad

A Pedro le adelantaron un anticipo

Inesperado accidente

Accidente fortuito

Le apoyaron con unanimidad absoluta

Es el hijo primogénito

Se ha encontrado un arsenal de armas

Querella criminal

Consejos de Orwell

Acabo de leer un ensayo de Orwell sobre el uso de la lengua inglesa.
Incluyo sus consejos para redactar:

Nunca use una metáfora, un símil u otra figura gramatical que suela ver impresa.
Nunca use una palabra larga donde pueda usar una corta.
Si es posible suprimir una palabra, suprímala.
Nunca use la voz pasiva cuando pueda usar la voz activa.
Nunca use una locución extranjera, una palabra científica o un término de jerga si puede encontrar un equivalente del inglés cotidiano.
Rompa cualquiera de estas reglas antes de decir un barbarismo.

Fuente: http://www.letraslibres.com/index.php?art=9645

Librito recomendable

El autor de un blog muy interesante ha escrito un librito no menos interesante. El título: Cómo escribir claro.

He leído una entrevista que publica La Vanguardia. He seleccionado un párrafo:

Es una de las claves, pero posiblemente por el hecho de que tienes más tiempo para preparar un texto escrito, te puede parecer que necesitas revestirlo, decorarlo y darle así un valor que la lengua oral no tiene. Y eso es falso. El objetivo es venderse de alguna manera. Sea un artículo, un currículum, un correo electrónico o un estudio de márqueting, tu objetivo es que el lector llegue hasta el final. Pero si le haces bailar la conga, el lector se da cuenta y abandona el texto. Y yo creo que la gente valora que no le hagas perder el tiempo y que siempre le digas cosas, que le des datos. En cualquier ámbito.

Me parece que lo voy a comprar.


visits

  • 241,742 hits

categorías

Twitter profile