Archive for the 'El Periódico' Category

Puro framing… titulares de hoy, 20-S (20:48)

El País

La justicia desmonta la organización del referéndum ilegal de Cataluña

El Mundo

La Guardia Civil detiene a 14 organizadores del referéndum

La Vanguardia

La Guardia Civil detiene al núcleo duro del referéndum

ABC

La Guardia Civil desactiva el 1-O con la detención de 14 altos cargos

El Periódico

Macrooperación judicial contra los organizadores del referéndum

Anuncios

El arte de escuchar

Otro magnífico artículo de J. M. Espinàs. Esta vez escribe sobre el arte de escuchar.

El derecho a la sonrisa de los ‘down’

Excelente artículo sobre la sonrisa de los ‘down’.

Doble moral

Imagen sobre la doble moral de la prensa. (Vía Scriptor).

Smartphones

La compañía TAL ha lanzado un nuevo ‘smartphone’. La compañía CUAL prepara otro modelo de ‘smartphone’ para competir con el modelo de TAL.

Conocemos las compañías TAL y CUAL por el bombardeo publicitario a que nos someten; pero quizá no sepamos qué significa la palabra ‘smartphone’.

El adjetivo inglés ‘smart‘ significa: ‘listo’, ‘inteligente’. El significado del nombre ‘phone‘ no admite dudas. Por tanto, ‘smartphone’ quiere decir: teléfono inteligente.

El vigilante del faro, siempre atento al empleo del castellano, nos recuerda que:

“(Entre) las innovaciones que se aplicarán a los smartphones; es decir, a aquellos teléfonos móviles que tienen algunas características parecidas a las de un ordenador personal (…) cabe destacar las pantallas táctiles, posibilidad de conectarse a internet, memoria interna, gestión de cuentas de correo y otras más que lo convierten en un pequeño ordenador.

Así pues, en lugar de decir «La mayoría de las aplicaciones van dirigidas a los smartphones pero el sector no deja fuera a los mayores…», la Fundéu (…) recomienda que se diga «La mayoría de las aplicaciones van dirigidas a los teléfonos inteligentes pero el sector no deja fuera a los mayores…».”

Escribir con sencillez

A mis alumnos les pido que lean este artículo. Sencillez al redactar. Haced caso al bueno de Espinàs, gran prosista. Y sencillo.

Escribir bien para pensar mejor

La ‘Generalitat’ ha hecho un test a los alumnos de 10 años para conocer cuál es su dominio de varias materias. Recojo esta conclusión: en general, los alumnos tienen dificultades para expresarse por escrito con corrección lingüística. Y una recomendación importantísima: que los alumnos utilicen más el texto escrito, porque mejora “la imaginación y la estructuración de las ideas”.

Tienen razón: cuando se aprende a escribir correctamente se aprende a pensar con más precisión. Y esto también resulta útil para los adultos. Escribir bien no significa escribir literariamente, o para que “quede bonito”. No. La escritura es una técnica que algunos utilizarán con ambición literaria, pero que la mayoría necesita dominar como una herramienta que cada día debe utilizar.

Me atrevería a decir que hay que aprender a escribir de este modo: “Lo que estoy leyendo es un artículo. El texto tiene forma de columna. Puedo leerlo hasta el final. Puedo dejarlo si me interesa…” Conviene, pues, empezar a practicar la escritura construyendo frases que sólo incluyan una idea. Después de cada frase, un punto. Esto proporciona mucha confianza, porque vemos que queda claro lo que queremos decir. Hace 30 años, la Delegación de Hacienda publicó un aviso que empezaba así: “Esta Delegación recuerda a las personas físicas que por virtud de lo dispuesto en el inciso primero de la orden de… quedaron sometidas al régimen de estimación directa para la determinación de las bases imponibles a efectos del impuesto sobre los rendimientos de trabajo personal para las cuotas devengadas a partir de… y asimismo a las de aquellas profesiones que fueron sometidas al precitado régimen…”, etcétera.

¡Son 172 palabras seguidas sin un solo punto! ¿Cuál es mi recomendación, si queremos que nos entiendan? Pensar en algo que queramos decir. Escribirlo. Leerlo para comprobar si la idea —sólo una— está clara. Punto. Vamos a por otra. Cuando dominemos la técnica de pensar-escribir una idea tras otra, ya podremos improvisar.

Josep Maria Espinàs,

El Periódico

22-noviembre-2001

¿Conoces a un creativo?

Josep Maria Espinàs, excelente prosista, comenta en este artículo el empleo de la palabra “creativo”. Un ejemplo de cómo las palabras nos alejan de la realidad. Cuando deberían acercarnos a ella…

¿Qué pasa con el lenguaje?

¿Estamos perdiendo de vista la realidad personal, que generalmente es modesta?

Es verdad que siempre ha habido hombres y mujeres que han tendido a glorificarse, pero esa satisfacción no iba más allá de su esfera social. Ha habido algunos casos de vanidad modélica, brillantísimamente comentados por aquellos que realizaban maliciosas tertulias de club y usaban sombrero de copa.

También ha habido épocas en que el periodismo crítico-humorístico encontró la inspiración en el vestuario, los vehículos y las frases que soltaban algunos ciudadanos elegantes y afortunados. Me parece que ahora la excentricidad no es tan aristocrática; además, existe una fugacidad en las formas. Todo va superponiéndose.

Ahora, la sofisticación la encontramos en el lenguaje. En el ámbito del lenguaje, la afectación conserva su prestigio. La pretensión se ha instalado cómodamente en el lenguaje oficial. Si existen dos formas de decir algo, se suele elegir la más vaga y complicada.

Por ejemplo: ¿qué efecto le produciría a usted tener a su cargo los «servicios de creatividad de actos populares»? Una carta me comunica que el Instituto Municipal de Deportes ha convocado un concurso para conceder esa plaza de trabajo.

Ya me topé con la palabra creatividad en aquellos tiempos en que conocí el mundo de la publicidad. Más de una persona se me presentó como «creativo» de la empresa, y en las tarjetas de visita, bajo su nombre, ponía eso, «creativo». Me parecía una considerable pretensión. Yo he conocido a arquitectos, escritores, directores de empresas y muchos otros profesionales que trabajaban creativamente. Y no lo ponían en ninguna tarjeta.

Ahora se busca a alguien que se encargue de los «servicios de creatividad» para acciones populares deportivas. ¿Alguien sabe qué es eso? Esa aptitud creativa específica, ¿se estudia en algún sitio? Las propuestas de creatividad, explica el ciudadano que da la información, tenían que presentarse durante los días navideños, y el ciudadano sospecha.

Lo que a mí me intriga es lo que dirán las tarjetas del privilegiado elegido. ¿«Técnico de creatividad en actos populares deportivos»? Esta es la glorificación moderna del lenguaje: asesores, supervisores, jefes de control primario, jefes de subcontroles, consejeros de subdelegados…

Todo esto es muy moderno, pero a mí me parece que es tan sofisticado como aquellos complicados sombreros de las bisabuelas.

Josep María Espinàs

www.elperiodico.com

España

21/01/2010


visits

  • 318,834 hits

categorías

Twitter profile