El “fúrbol” y el lenguaje

Leímos un artículo muy acertado sobre cómo se emplea el lenguaje al retransmitir y comentar un partido de “fúrbol” o “jumbol”, como queráis.

Destaco los siguientes errores:

“Salió por línea de fondo”: ¿qué ocurre con los artículos?

Una de las costumbres que se han arraigado con más fuerza durante los últimos años ha sido la de eliminar artículos y demostrativos, ¿quizá por influencia del inglés? Como señala Fundéu, el resultado son expresiones un tanto “atarzanadas”, como “remató con pierna derecha” (¿por qué nadie diría, en cambio, “remató con cabeza”?), quizá como influencia del taquigráfico lenguaje oral de la retransmisión (“pase al centro, disparo, parada…”). Lo recomendable es utilizar el artículo.

Los penaltis se transforman, pero los goles no

Según la cuarta acepción del diccionario de la RAE, “transformar” significa “en fútbol, lograr un gol en la ejecución de un penalti o una falta”. Hay que recordar que una cosa se transforma en otra, por lo que lo correcto sería señalar que “David Villa transformó el penalti en el primer gol del partido”, no “David Villa transformó el penalti”. En ningún caso, “el gol fue transformado al filo de la primera parte”.

(…)

Crac

Sí, crack sí figura en el diccionario de la RAE, tanto como “droga derivada de la cocaína” (creo que no nos referimos a esto) como “deportista de extraordinaria calidad”. Es preferible, no obstante, utilizar “crac”, puesto que “crack” es ajena al sistema gráfico español.

Trivote

Uno de esos neologismos que serán aplaudidos por los más liberales y rechazados por los más conservadores, hay algo fuera de toda duda: que el proceso de generación del término resulta, cuando menos, discutible, ya que utiliza el prefijo “tri” para indicar “tres”… Cuando en “pivote” no hay ningún prefijo que signifique “dos”, como podría ser “bi”.

Ya hemos dicho que los periodistas deportivos parecen influidos por la jerga militar, pero en este caso, parece que también por la médica. Efectivamente, se rompe aguas, pero las cosas no “hacen aguas”, sino que “hacen agua”. Si bien el diccionario admite la primera expresión como sinónima de la segunda, dado que “hacer aguas” significa “orinar”, mejor no dar pie a posibles confusiones.

“Tener la posesión del balón”

Una expresión altamente redundante que, no obstante, se utiliza con gran frecuencia. Como explica David Gallego, “lo más lógico es ahorrar energías” y admitir que es preferible, si no queremos recargar nuestro estilo, escribir “tener el balón”. Tendemos a hablar de “posesión” puesto que es el nombre que recibe dicha estadística cuando aparece recogida en la televisión.

Utilero

A pesar de lo que sugieren los 142.000 resultados que arroja la búsqueda de “utillero” en Google, dicha palabra no existe. Debe emplearse “utilero”, con una sola “l”, para designar a “la persona que se encarga de los menesteres de servicio de los jugadores de fútbol”.

(…)

Perdonar una ocasión

Las ocasiones ni se perdonan ni se cumplen, tan sólo se aprovechan. Si no utilizamos “fallar” como sinónimo de “perdonar” en ningún otro caso (“al equipo no se le permite perdonar este partido”), ¿por qué sí cuando hablamos de ocasiones? Como explicaba Lázaro Carreter, “perdonar” es una acción voluntaria, por lo que mandar un balón a las nubes nunca debe ser un acto de perdón (salvo que las primas por dejarse ganar sean cuantiosas).

“Descuenta tres minutos”

Esta tiene truco. El tiempo añadido al final de cada una de las partes se llama “tiempo de descuento”, efectivamente, ¿pero quiere eso decir que el árbitro descuente minutos al final del encuentro o, más bien, que los sume? Puede estar sujeto a discusión, pero si bien afirmar que “el tiempo de descuento es de tres minutos” es correcto, más dudoso resulta acusar al árbitro de “descontar tres minutos”.

Defender a un jugador

Dejamos para el final uno de los casos más bellos, que recuerdan la riqueza del español. Se trata de una de esas palabras que puede tener significados antónimos (los conocidos como “autoantónimos”, como “alquilar” o “enervar”), puesto que puede aplicarse tanto en una acepción positiva

(“Sergio Ramos defendió a Pepe en mitad de la discusión”)

como negativa

(“Miranda será el encargado de defender a Benzema”).

 

0 Responses to “El “fúrbol” y el lenguaje”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




visits

  • 226,736 hits

categorías

Twitter profile


A %d blogueros les gusta esto: