Palabras “libres” sin

El jefe de edición del periódico La Vanguardia publica una columna semanal sobre la lengua, muy interesante. Esta semana lamenta el empleo de la expresión “libre de...”.

Camps escribe:

“(…) las bebidas sin calorías, que se popularizaron como light, ahora son libres: libres de azúcares. O las sin (sin alcohol), que ahora son libres de alcohol. Del mismo modo sucede con los locales libres de humos, las comidas libres de grasas o el cabello libre de caspa. Y aún más:  hoy hay ciudades libres de CO² y territorios libres de nucleares.
Tanta libertad abruma. Antes eran bebidas sin alcohol, locales sin humo, comidas sin grasa o cabello sin caspa. En cuanto a ciudades y territorios, habría que hablar de urbes sin emisiones de CO² y zonas sin nucleares.
Con la preposición sin hubiéramos quedado como unos señores, sin traicionar la lengua ni caer en otro falso amigo: sugar free, dandruff-free, carbon-free, nuclear-free…”

Una vez más, la fuerza del inglés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




visits

  • 225,572 hits

categorías

Twitter profile


A %d blogueros les gusta esto: